enero 28, 2022

La imperfecta levedad de la Banca, por Guadalupe Romero


Dice por ahí una dramática representación teatral que “entre mujeres podremos despedazarnos pero jamás nos haremos daño”; la expresión es difícil de entender, por qué quién pone un alto antes de que hacerte pedazos te cueste quizá hasta la vida. Y vaya que el vericueto lo podríamos llevar a otras actividades de la vida, como el quehacer económico, y en particular el sistema financiero.

Aunque también podríamos aplicar una frase más popular, del pueblo bueno: “perro no come perro”; para tratar de entender y hasta justificar las fallas en los últimos días y previos a la temporada de mayores operaciones financieras en el mundo, de los bancos en México. Si, hay que decirlo con todas sus letras, les falló a sus clientes BBVA y Santander y, también hasta ahora, nadie se les ha ido tan cerca de la yugular de sus directivos como otro banquero, el “perfecto” Ricardo Salinas Pliego.

Recapitulemos porque es necesario prepararnos para la temporada decembrina, a quién le gustaría regresar el súper, la compra urgente o pasar por el bochorno de haber comido y no tener otra forma de pago más que la tarjeta de un banco, y que éste presente fallas en sus operaciones por cuestiones de mantenimiento, actualización o cambios de sistema, entre muchos otros argumentos dados.

Resulta que el domingo 12 de septiembre por fallas en sus plataformas BBVA se convirtió en tendencia nacional en Twitter. El banco de origen español es el más grande por número de clientes (casi 24 millones) y de activos en el país, y principal soporte de su matriz. Hasta julio pasado, contaba con una red de 13,070 cajeros automáticos en el territorio nacional y 1,718 sucursales. Toda esa infraestructura e inversión millonaria falló.

Actualización, el dolor de cabeza

Los directivos en México de BBVA admitieron que la tecnología falla, dejando abierta la posibilidad de que se presenten casos similares en el futuro. Eduardo Osuna, director general de BBVA México, informó que la falla que duró más de 15 horas, ocurrió porque se hizo una actualización en los sistemas y la “tecnología no tiene palabra”.

“La banca está invirtiendo a tope en estos temas. (…) Estamos viendo la transformación del sistema de la parte analógica a lo digital y claramente hay unos volúmenes transaccionales muy interesantes; y viene la época transaccional más importante del año y nos estamos preparando específicamente para eso”, respondió dando por cerrado el tema, Osuna.

Daniel Becker, presidente de la Asociación de Bancos de México, también director general de Banca Mifel, dijo que en 2020 la banca invirtió por lo menos 20 mil millones de pesos en infraestructura.

Días más tarde BBVA se dirige a sus clientes afectados y en compenzación al mal rato les ofrece algunas compensaciones, y pues como dice mi vecina -de lo perdido lo ganado- poco o mucho hay corrección. Todas las compras hechas con tarjeta de crédito física el 19 de septiembre con BBVA fueron premiadas por dobles puntos, las realizadas con crédito digital con triples puntos.

Las compras que se hicieron con tarjeta de débito física obtuvieron una bonificación del 1% y las hechas con la tarjeta digital del 2%. Perfectamente controlado por el banco, sus clientes debieron salir ese día si querían verse compensados, si no se la perdieron.

Cae otro español

Aún estábamos con el drama BBVA cuando otro banco también de origen español cae en las garras del ciberespacio y sus travesuras; ese que dicen no tiene palabra. El pasado 17 de septiembre Santander registró intermitencias que afectaron el uso de sus tarjetas de débito.

Los plásticos del banco no podian ser leídos en cajeros automáticos y terminales punto de venta de los establecimientos, menudo susto para los mexicanos que apenas se levantaban del desvelo por dar el tradicional grito de Independencia. La falla fue aceptada pero la afectación se quedó en eso, intermitencias, con un poco de paciencia los clientes podían hacer uso de las tarjetas de Santander.

Y entonces habla el banquero que seguramente nunca reportará una falla en las operaciones de su banco, en Banco Azteca donde cientos de adultos mayores tienen que hacer largas filas para poder cobrar sus pensiones y apoyos.

Ricardo Salinas Pliego, luego de que Santander reconoció la falla, en un mensaje de su cuenta de Twitter escribió: “Si gustan les mandamos a mis muchachos de Banco Azteca para que les ayuden con sus sistemas”, seguido de un emoji de ojo cerrado, sonrisa y lengua afuera; lo que en redes sociales se calificó como burla.

Y es que ese mensaje fue el segundo, el primero fue directo a BBVA México, acompañado por un gif de un chimpancé con apariencia agonizante, y en donde señaló: “…en este momento con su App, cajeros, pagina (idem, sin acento), y todos sus sistemas caídos, les falló por 3 días para la quincena. Vamos Bancomer esperamos más de ti!!!”…. Acaso es su cliente Salinas, por qué se incluye entre los que esperan más de BBVA; además de que Bancomer, de manera oficial, desapareció desde el año pasado. Entre gitanos no se leen la mano.


Escúchanos y léenos también en https://www.facebook.com/tecnoempresa/ o si también puedes darte una vuelta por https://www.facebook.com/Ncuarenta.


close