Aboga Telefónica por revisar regulación en telecomunicaciones de América Latina

Aboga Telefónica por revisar regulación en telecomunicaciones de América Latina

junio 7, 2024 Desactivado Por Redacción Tecnoempresa

Telefónica Hispanoamérica resaltó la importancia de revisar la regulación actual para superar los retos que enfrenta el sector telecomunicaciones para ser sostenible y asegurar que la conectividad, elemento clave para la digitalización de los países de América Latina, no esté en riesgo y llegue a todos los sectores de la sociedad.

Durante la celebración del Mobile 360 en Ciudad de México, directivos de la empresa hicieron hincapié en que los estados deben impulsar políticas y marcos regulatorios modernos donde la seguridad jurídica y la predictibilidad regulatoria sean un eje central.

Hicieron un llamado y avanzar hacia la desregulación y en los procesos de mejora regulatoria para asegurar que la industria retome la senda de la sostenibilidad financiera que permita contar con redes de telecomunicaciones modernas, de calidad y que lleguen a todos.

De acuerdo con un estudio de la consultora NERA, los ingresos de la industria en América Latina descendieron un 38% entre 2012 y 2022. Esta caída de ingresos influye directamente en la capacidad de inversión de la industria, necesaria para mejorar la cobertura y calidad de las redes y hacer frente a las inversiones en espectro.

A pesar de la caída de ingresos, la demanda de conectividad ha aumentado y se espera que el tráfico crezca anualmente durante los próximos 5 años en un 28% en las redes móviles y un 14% en las redes fijas. Este crecimiento del tráfico va a requerir altas inversiones para aumentar la capacidad de las redes actuales. Según el mismo estudio de NERA, los operadores latinoamericanos tendrán que invertir unos 23 mil millones de dólares solo en costos de la red móvil para absorber el tráfico de internet hasta el 2028, y unos 9 mil millones de dólares adicionales en adquirir espectro adicional.

“Para tener una región mejor conectada se requiere invertir, empresas comprometidas a largo plazo con brindar conectividad y que todos los actores del ecosistema digital contribuyan con el sostenimiento de las redes. Las autoridades deben apostar por una mejor articulación público-privada y priorizar objetivos de cobertura, así como evolucionar regulaciones obsoletas. El enfoque tradicional de las políticas públicas aplicadas a la industria, basadas en una fuerte carga tributaria, tanto fiscal como un elevado costo del espectro, y con foco en forzar un nivel de competencia que se ha demostrado insostenible en algunos mercados ha llevado a una situación que pone en peligro la sostenibilidad financiera de la industria”, señaló José Juan Haro, Director de Negocio Mayorista y Asuntos Públicos de Telefónica Hispanoamérica.

Estructuras de mercado

El problema de la sostenibilidad financiera de la industria de telecomunicaciones en América Latina se ha evidenciado en varios casos de reestructuraciones o cierre de operadores que hemos visto en la región en los últimos meses. Esta situación, pone en riesgo la continuidad de los servicios para los usuarios actuales y la extensión de los servicios a los sectores de la sociedad aún no conectados. Uno de los elementos que explica la situación actual tiene que ver con una estructura de mercado en varios países de la región que no se adecua con el tamaño y nivel de rentabilidad de los mercados.

“Las telecomunicaciones son una industria de escala, por ello es clave que en cada país exista una estructura de mercado que promueva la competencia y que al mismo tiempo sea sostenible. Ya en 2018, la GSMA puso sobre la mesa el impacto negativo que tiene un excesivo número de jugadores sobre los niveles de inversión. La insostenibilidad de esas estructuras de mercado, con demasiados jugadores para el tamaño de los mercados, afecta al nivel de inversiones. Más allá de ser un problema para las empresas y sus accionistas, el problema de la sostenibilidad de las redes es un problema para los países ya que sin redes de comunicaciones potentes y resilientes no hay un desarrollo económico y social que llegue a todos”, agregó Haro.

A nivel regional, ya existe un antecedente de cómo el proceso de consolidación de los mercados se ha solventado de manera adecuada, con un impacto positivo en inversiones y garantizando una competencia vigorosa. Es el caso de Oi en Brasil. Ante la inviabilidad económica de este operador, se planteó una consolidación del mercado, que pasó de 4 a 3 operadores nacionales. El resultado del proceso ha sido un aumento de inversiones y extensión de los servicios en beneficio de los clientes finales, en especial de aquellos con más necesidades y menores niveles de renta, salvaguardando una elevada competencia en el mercado.

En esta línea, un aspecto fundamental para mejorar la cobertura, disponibilidad y calidad de las redes son los costos de espectro. Es clave que los gobiernos establezcan condiciones razonables para que los operadores puedan acceder a este recurso con foco en la maximización del bienestar social. Por ello, es necesario evolucionar hacia una visión del espectro como un bien público y elemento clave para el desarrollo, evitando priorizar el foco recaudatorio de las licitaciones, modelo que ha demostrado ser insostenible en varios países.

Otro de los puntos fundamentales sobre los cuales se debe trabajar es que todos los actores del ecosistema digital contribuyan para garantizar la sostenibilidad de las redes. Según el estudio “Implicaciones de la concentración del tráfico IP en OTT y las posibilidades de su contribución al desarrollo de redes” de la consultora NERA, solo entre el 2016 y 2022 el tráfico de internet se multiplicó por cinco, y esto se debe en gran parte a las “Over the Top” (OTT), plataformas de contenidos digitales a las que se accede a través de una conexión a internet. Solo siete empresas de gran tamaño generan más de la mitad del tráfico de datos en el mundo.

En la actualidad existe un debate internacional sobre el rol de que deben tener los OTT para contribuir con el ecosistema del que ellos son parte y que les permite obtener sus ingresos. En Europa hay un gran debate sobre la posibilidad de imponer ciertas obligaciones a las empresas grandes generadoras de tráfico para que contribuyan a sufragar los costos e inversiones en las redes.

71