Sobre el papa Pancho y los chescos// Columna de @hugogonzalez1 en Milenio

Sobre el papa Pancho y los chescos// Columna de @hugogonzalez1 en Milenio

316
0
Compartir

¿Recuerdas que hace casi un año vino el papa Francisco a nuestro país? ¿Recuerdas también que hace poco en Chile se la hicieron de tos porque a los chilenos se les hizo un exceso pagar entre 6 y 10 millones de dólares? Pues en una de esas, en México se podría armar un borlote igual o peor al chileno una vez que tengamos certeza, quién y cuánto, pero, sobre todo, a quién se pagó.

Resulta que el pasado 17 de enero ingresó al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) una solicitud para que se pida al gobierno conocer todos los detalles del gasto, logística e involucrados en la gira de seis días del papa Pancho, pues aunque se sabe que parte de los gastos se costearon vía donativos y colectas de los propios feligreses, hasta la Conferencia del Episcopado Mexicano reconoció que no cuidaron los protocolos que pudieran evitar que en la colecta nacional se colaran recursos poco sanos.

Pero lo más grave es que a la fecha no se conocen a plenitud los actores involucrados tanto del gobierno federal, estatal o municipal, así como las empresas que estuvieron directamente involucradas en la organización del magno evento, pues existe la versión de que algunas, las favoritas, ya les pagaron (y hasta bien), pero a otras siguen dándole largas y hasta ya se están encomendando a todos los santos celestiales y terrenales.

La visita de Jorge Mario Bergoglio a nuestro país implicó, entre otras cosas, gastos en seguridad, infraestructura, pago a voluntarios, además de los traslados entre Ciudad de México, Estado de México, Chiapas, Ciudad Juárez y Chihuahua. Un gasto que se estima fue de alrededor de 200 millones de pesos. A ver qué dice el INAI.

Chafa impuesto

Un estudio de Oxford Economics afirma que el impuesto a los refrescos en Filadelfia tiene consecuencias negativas en materia económica y lo principal: no mejoran la salud pública. Así estuvo el asunto. En enero de 2017 Filadelfia implementó un impuesto de 1.5 centavos por onza en todas sus bebidas azucaradas, incluso en aquellas que no cuentan con calorías. Con dicha medida fiscal, Filadelfia perdió aproximadamente mil 190 empleos, 54 millones de dólares en ingresos laborales y 80 millones de dólares en el PIB. El estudio nos confirma lo que ya sabíamos sobre este tipo de impuestos que por tanto tiempo se han promovido en México, ni disminuyen el consumo ni ayudan a la economía. ¡Chale!

Bit

Bien por Pagofácil, empresa de GINgroup, que preside Raúl Beyruti Sánchez, pues recientemente obtuvo la certificación S21sec, tras haber cumplido con los altos estándares de seguridad PCI-DSS (Payment Card Industry Data Security Standard) por sus siglas en ingles y con ello garantizar la protección de la información de los titulares de tarjetas y minimizar el riesgo de posibles fraudes.

No hay comentarios

Dejar una respuesta