Compartir

 El mercado laboral se ha vuelto sumamente competitivo, sea cual sea el campo de trabajo en lo que los profesionales se desempeñen.

 Dave Curran, COO de Love Mondays, plataforma de evaluación de empresas por sus propios empleados, explica que existen ciertas habilidades generales que, sin importar en qué área se desarrollen los trabajadores, ayudan a que las posibilidades de ser contratado aumenten de forma considerable.

1.      Idiomas. Para las empresas que operan de forma global, el comunicarse con equipos de otras partes del mundo es algo esencial. De igual forma, al estar cada vez más conectadas las empresas con clientes y proveedores de otros países, se necesita de talento que pueda hablar más de dos idiomas. Conocer y dominar lenguas diferentes a la materna hace destacar un perfil entre la gran oferta de personal que existe.

2.      Trabajo en equipo. Las empresas han apostado cada vez más en equipos multidisciplinarios, en los que cada persona tiene conocimientos especializados y todos necesitan colaborar para llegar a los resultados deseados. Para que esto funcione, es necesario que los profesionales sepan trabajar juntos. Además, muchas empresas buscan reclutar y retener talentos para hacerlos crecer hasta que lleguen a ser líderes de sus equipos. Para alcanzar esta meta, se busca que las personas sean capaces de perseguir un objetivo común y ayudar a sus compañeros.

3.      Deseo por seguir aprendiendo. Para que un profesional se mantenga siempre actualizado dentro de su área de conocimiento, necesita estar en constante capacitación y formación. Los empleadores valoran mucho a los trabajadores que se siguen capacitando para dominar las nuevas herramientas, procesos y conocimientos que se generan en su área, así como en procesos tecnológicos en general, pues tienen el potencial de aportar mucho más a la empresa y su crecimiento.

4.      Análisis de datos. La tecnología ha proporcionado cada vez más datos sobre las más diversas áreas de actuación, y saber manejar la ciencia de los datos será inherente a todos los profesionales del futuro. Los trabajadores que saben procesar mejor la información para poder idear estrategias y proponer nuevas ideas son más valorados por las empresas, sobre todo en los campos referentes a la tecnología y la innovación.

5.      Velocidad para el aprendizaje. El ritmo al que una persona procesa la información y las tareas que debe ejecutar puede ser crucial para que sea considerado apto para un puesto de trabajo. Con la creciente demanda en la velocidad de productos y servicios que hay en la actualidad, las empresas favorecen la contratación de personas que aprendan rápido, tanto en términos de capacitación como de formación.

Si no se cuenta con alguna de estas habilidades, la recomendación de Love Mondays es enfocarse en ellas y pulirlas, a fin de contar con un perfil más atractivo y competitivo en el mercado laboral.

No hay comentarios

Dejar una respuesta