Compartir

IESE Business School y Meta4 han desarrollado el estudio “Agilidad estratégica a través del capital humano”, que revela las estrategias clave para afrontar los retos actuales de capital humano, caracterizado por su excelencia en términos de rendimiento, compromiso y potencial de desarrollo.

El estudio, llevado a cabo a través de una encuesta realizada a más de 120 directivos de Recursos Humanos de empresas españolas, recomienda a las organizaciones mejorar la experiencia laboral de los empleados en cada una de sus interacciones con la compañía para hacer frente a estos desafíos. Según se desprende del informe, una estrategia de Employee Experience, debe estar basada en tres pilares clave: transformar la función de los Recursos Humanos, fomentar la cultura y la creatividad entre los empleados, e incrementar el liderazgo.

Las organizaciones deben desarrollar la capacidad de adaptación de sus áreas de RRHH al nuevo contexto. La nueva función debe localizar, ubicar y reubicar las habilidades de los empleados al ritmo del negocio. Para ello, es recomendable que adopten herramientas tecnológicas que les ayuden a la toma de decisiones para desarrollar el capital humano, a mejorar la experiencia laboral de sus empleados, así como ahorrar costes. La tecnología permite personalizar desde el proceso de selección e incorporación del nuevo empleado a la compañía, hasta el diseño de incentivos o el desarrollo de la carrera profesional.

Además, como parte de este nuevo entendimiento de la función de los Recursos Humanos, es muy recomendable, tal y como se asegura en este estudio, que las compañías amplíen la relación con su talento una vez incluso que los profesionales hayan abandonado la compañía; y que, a su vez, apuesten por prácticas que fomenten la diversidad y la inclusión. La creación de grupos mixtos de trabajo y la transparencia en los procesos de promoción y compensación son dos prácticas muy favorables para conseguirlo.

De los datos del estudio, basados en las prácticas actuales llevadas a cabo por las empresas encuestadas, se desprende la necesidad de fomentar una cultura organizacional que priorice lo emocional para lograr el crecimiento empresarial. Apostar por un clima laboral que enfatice la compasión y la amabilidad, mejora la experiencia del empleado y tiene un impacto positivo en la productividad.

Asimismo, la estrategia de capital humano debe estar dirigida a impulsar la creatividad y la innovación con el fin de crear un entorno de trabajo en el que los empleados tengan suficiente seguridad y libertad para aportar nuevas ideas, asumir riesgos y no tener miedo al fracaso.

Otra de las principales conclusiones extraídas del estudio reside en la necesidad por parte de las organizaciones de reinventar la figura del líder de Recursos HumanosEn el nuevo contexto laboral, el director de RRHH debe ejercer de consejero profesional para escuchar al empleado y ayudarle en el desarrollo de su carrera. Además, para poder obtener la agilidad actualmente demandada por los nuevos profesionales, es imprescindible que éste se apoye en las nuevas herramientas tecnológicas.

 Este nuevo líder de RRHH deber ser capaz de mejorar el compromiso y la motivación de sus empleados, atender las necesidades de flexibilidad del nuevo profesional 4.0 y ofrecerle un desarrollo profesional motivador para conseguir retenerle en la compañía.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta