El costo de convertirse en freelancer: Workana

El costo de convertirse en freelancer: Workana

150
0
Compartir

Cuando un profesional decide convertirse en un contratista independiente, uno de los puntos en los que debe enfocarse para comenzar a conseguir proyectos y clientes, es la inversión necesaria para poder desempeñar su actividad profesional sin problemas.

 El costo de convertirse en freelancer varía dependiendo de la actividad a la que se dedique cada trabajador, pero en general, existen costos que siempre deberán cubrirse, independientemente del área en que se desempeñen las personas. Guillermo Bracciaforte, cofundador de Workana la plataforma para contratación de freelancers, explica que dos herramientas de trabajo indispensables hoy en día, son un equipo de cómputo y artículos de papelería.

Una computadora personal con paquetería básica de Office, que podría ser útil para un periodista o escritor, puede adquirirse por un precio de 6 mil 500 pesos, o incluso menos, si se compra durante algún remate o rebaja de precios en tiendas. En contraste, un diseñador gráfico requiere una computadora con un poderoso motor gráfico y programas especializados para desarrollar su trabajo; el costo promedio del equipo, en este caso, asciende a más de 20 mil pesos. Adicionalmente, los costos de cada programa pueden ir desde 300 pesos por una licencia de por vida, en los programas más básicos, hasta 13 mil pesos por una licencia anual, por ejemplo, para la suite de Adobe.

 La papelería, por su parte, tiene también un amplio rango de precios para elegir. Un cuaderno tipo escolar oscila entre los 35 pesos y hasta más de 200 pesos, por un cuaderno de 100 hojas. Una caja con 50 bolígrafos austeros tiene un precio de 169 pesos, mientras que un bolígrafo rellenable puede ir desde 350 hasta más de 4 mil pesos.

 Otros artículos y sus precios podrían ser un bloc de notas, desde 40 pesos; un paquete de notas adheribles, por 75 pesos; plumones, en 72 pesos; un pizarrón pequeño, en 200 pesos y memorias USB por 300 pesos, aproximadamente. Para cada artículo, existen opciones más baratas y otras más sofisticadas, por lo que el precio es un promedio aproximado por un artículo de gama media.

 Otro costo que debe cubrirse al convertirse en freelance, es la seguridad social y médica. Al no estar adscrito a ninguna nómina, cada trabajador debe cubrir sus gastos médicos, y en este sentido existen dos vías a seguir: el sector público o contratar un seguro privado.

 La Incorporación Voluntaria al Régimen Obligatorio del IMSS tiene una cuota anual de 9 mil 312 pesos, que garantiza los derechos y la atención médicas que tienen el resto de derechohabientes. Dentro del sector privado, los seguros de gastos médicos mayores pueden variar mucho entre una aseguradora y otra; algunos muy austeros pueden ir desde 250 pesos mensuales, hasta más de 30 mil pesos anuales.

 El espacio de trabajo es otro gasto a considerar al entrar al mundo freelance. En este aspecto, las opciones pueden ir desde trabajar desde casa, asistir a cafeterías o restaurantes, utilizar espacios de coworking o compartir oficinas. Cada opción representa un gasto distinto, pues tienen variables que influyen en el costo por trabajar en cada uno.

 Trabajar desde casa implica, por ejemplo, contar con un espacio adecuado y acondicionado sólo para trabajar. Un escritorio sencillo, con gavetas y espacios para guardar documentos importantes, tiene un costo promedio entre los mil 800 y los 2 mil 500 pesos; una silla giratoria puede adquirirse desde los mil 900 pesos, mientras que una lámpara de escritorio puede comprarse por 590 pesos, por enumerar algunos elementos básicos para trabajar en casa. A estos costos se deben sumar gastos fijos mensuales o bimestrales como luz, internet, agua y alimentos, que pueden variar dependiendo de la ciudad desde la que se trabaje.

 Dentro de los servicios que debe cubrir un trabajador independiente, el Internet es tal vez el más importante, pues será su principal vía de comunicación con sus clientes y de conseguir nuevos proyectos. Un freelancer no está atado a trabajar en un lugar fijo, sino que puede operar desde virtualmente cualquier parte del mundo, la mejor inversión que puede hacer en este sentido es la adquisición de un dispositivo de Banda Ancha Móvil (BAM). Los precios de este gadget pueden ir desde los 700 pesos hasta mil 400 pesos, dependiendo de la velocidad que pueden brindar, además de la renta de Internet en casa, que dependiendo de la empresa que se contrate, puede tener un costo desde los 300 pesos al mes.

De acuerdo con el cofundador de Workana, los freelancers también deben considerar la contratación de un servicio de hosting en Internet. “Contar con un sitio web es altamente recomendable, sobre todo para los profesionales relacionados con el campo de la tecnología. Te ayuda a mantener contacto con tus clientes, y tienes la posibilidad de enseñar al público la calidad de trabajo”, menciona.

 La variedad en la oferta de estos servicios es muy amplia, y puede ir desde un paquete básico de 570 pesos al año, hasta más de 2 mil 300 anuales, que incluyen diferentes opciones en cuanto a espacio de almacenamiento en disco, cuentas de correo electrónico, registros de dominio y transferencia mensual.

No hay comentarios

Dejar una respuesta