Compartir

Eduardo Ruiz-Healy (Miércoles 21 de febrero, 2018)

Gracias al padrinazgo de Felipe Calderón, Germán Martínez Cázares llegó a niveles que ni él mismo imaginó dentro de la política mexicana. El expresidente lo promovió para que dos veces fuera diputado federal y representante del PAN ante el Instituto Federal Electoral. Fue el primer secretario de la Función Pública en el gobierno de Calderón y renunció al cargo en 2007 para irse de presidente nacional del PAN. En 2009 dejó ese puesto después del desastre electoral que sufrió su partido en las elecciones de ese año.

Como representante de su partido ante el INE, Germán Martínez Cázares defendió en 2006 la victoria de Calderón en las elecciones presidenciales de ese año. Utilizó todos los recursos a su alcance para impedir que el candidato perdedor, Andrés Manuel López Obrador, pudiera arrebatarle el triunfo al panista. Algunos lopezobradoristas aseguran que fue el orquestador del fraude electoral que le robó la presidencia a AMLO.

En pocas palabras, Martínez ascendió el escalafón durante el calderonato gracias al servilismo perruno que siempre demostró ante su jefe. Desafortunadamente, la humildad que lo caracterizaba cuando estaba frente a Calderón brillaba por su ausencia cuando trataba con quienes tenían una menor jerarquía que la suya.

Después de dejar obligadamente la presidencia del PAN, el otrora influyente calderonista se dedicó a ejercer su profesión de abogado y de 2011 a 2014 fue director de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle campus Ciudad de México. Quienes durante esos años trabajaban en dicha universidad me dicen que el director rara vez se presentaba a trabajar y que más bien parecía que La Salle lo había becado para cobrar un buen sueldo sin desquitarlo.

La realidad es que ya nadie se acordaba de este servil y mediocre personaje hasta que el domingo pasado se supo que por decisión de su nuevo amo, el dueño y señor de Morena, será candidato a Senador por lista nacional de dicho partido.

Al explicar el porqué aceptó la candidatura y someterse a quien antes tanto daño causó, Martínez le dijo a Ciro Gómez Leyva en su programa de Grupo Fórmula: “He tomado la decisión de acompañar el movimiento de López Obrador porque este país necesita un cambio y él lo representa. Lo que necesita el país es una sacudida fuerte… no tengo ningún acuerdo bajo la mesa con él. Le pido a la gente que no le tenga miedo, que no tenga dudas…”.

Su servilismo se hizo notar cuando dijo: “voy a apoyar lo que ordenen López Obrador y Tatiana Clouthier, estoy listo para hacer campaña, estoy a su disposición, tengo algunos talentos que quiero poner a disposición de la campaña”.

¿Entre esos talentos figurará el que según muchos lopezobradoristas que hoy lo abrazan utilizó para supuestamente robarle a AMLO la presidencia en 2006?

German “El Servil” está de regreso.

Sitio web: ruizhealytimes.com

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz Healy

No hay comentarios

Dejar una respuesta