Flexibilidad laboral, vital para retener el talento femenino: Buk

Flexibilidad laboral, vital para retener el talento femenino: Buk

marzo 20, 2024 Desactivado Por Redacción Tecnoempresa

En México, el 57% de las mujeres en edad laboral busca trabajar a distancia o con flexibilidad laboral y cuando éstas tienen hijos menores de 12 años, la relevancia de dicha flexibilidad aumenta en 7%.

Así lo detalla la “Radiografía de las Mujeres en el Trabajo 2024”, un estudio realizado por Buk, la firma tecnológica especializada en la gestión de capital humano, el cual demuestra además que para las mujeres es más difícil conciliar las actividades laborales con el costo de la maternidad y las tareas domésticas con respecto a los hombres.

Asimismo, el estudio de Buk realizado en México, Chile, Colombia y Perú; demuestra que hay un creciente estrés laboral y mayores problemas de salud mental en la mujeres que en los hombres; además de que los procesos de negociación laboral son inequitativos entre hombres y mujeres.

Según Buk, además del salario y las oportunidades de crecimiento profesional, el 30% de las mujeres mexicanas menciona como muy importante la posibilidad de trabajar a distancia y 27% tener flexibilidad laboral. La importancia de la flexibilidad laboral aumenta 7 puntos porcentuales cuando la mujer tiene hijos/as menores de 12 años.

En el caso de los hombres, el efecto es inverso: La importancia de la flexibilidad laboral disminuye en 5 puntos porcentuales en el caso de tener hijos/as pequeños.

La flexibilidad laboral también es un factor relevante a la hora de decidir renunciar a un trabajo: 31% de las mujeres mexicanas afirman que una baja flexibilidad laboral o imposibilidad de trabajar remotamente es una razón influyente en la decisión de renunciar (versus 23% en el caso de los hombres).

Asimismo, la mitad de las mujeres que trabajan de forma independiente lo hacen principalmente para conciliar su vida laboral y personal (49%). Sin embargo, el caso de los hombres es distinto: la mayoría de ellos optan por independizarse dado que les motiva tener diversidad de proyectos, flexibilidad y autonomía laboral (48%).

Las mujeres en cargos ejecutivos y directivos son quienes en menor medida perciben una mejora en su capacidad de conciliar vida laboral y personal. Así, mientras que el 46% de los hombres en cargos ejecutivos y directivos afirma que su capacidad de conciliar ha mejorado, esta cifra es significativamente menor para las mujeres, pues de ellas solo el 31% percibe una mejora en su capacidad de balancear vida laboral y personal.

Las madres de hijos/as menores de 12 años tienen más dificultad de acceder a un ascenso. Las respuestas negativas es más común en mujeres que en hombres, especialmente en aquellas mujeres que tienen hijos/as menores de 5 años. Las solicitudes de ascenso con una respuesta positiva suelen ser más comunes en los hombres y para las mujeres, la respuesta positiva es más probable en aquellas que no tienen hijos/as menores de 5 años.

De cada 100 hombres que solicitan y reciben el aumento de sueldo, solo 77 mujeres reciben la misma respuesta. Además, 1 de cada 5 mujeres no ha solicitado un aumento de sueldo por vergüenza o incomodidad.

Estrés laboral y salud mental

En México las mujeres se sienten estresadas laboralmente y deprimidas más frecuentemente que los hombres. Así, 50% de las mujeres señala sentir estrés laboral muchas veces o casi siempre en el trabajo, cifra significativamente mayor a los hombres (40%).

Por el contrario, los hombres se sienten felices con su trabajo más frecuentemente en comparación a ellas (68% y 63% respectivamente).

En cargos ejecutivos y directivos, 59% de las mujeres sufren estrés laboral, 11 puntos porcentuales más que los hombres (48%). Además, el 23% de las mujeres señala que su salud mental está peor que hace un año, versus el 12% de los hombres.

La brecha salarial promedio entre hombres y mujeres en los países analizados es del 26%. Pero esta diferencia comienza e incluso previo a la contratación. Desde antes de aceptar un trabajo, las mujeres tienen menos éxito que sus pares hombres al negociar una oferta laboral y al solicitar reajustes salariales, lo que termina por desfavorecer aún más sus remuneraciones.

Considerando que los niveles de negociación ya son bajos, las mujeres negocian aún menos que sus pares hombres: 23% de ellas afirman haber negociado la oferta laboral de su actual empleador, 7 puntos menos que sus pares hombres.

La brecha de negociación entre hombres y mujeres también aumenta en la medida en que el cargo conlleva mayor responsabilidad. Entre quienes aceptan la primera oferta sin negociar, 26% de las mujeres aceptan sin negociar aunque no se les ofrezca el salario y/o horario deseado, proporción mayor a la de los hombres (22%).

El estudio se realizó en México, Chile, Colombia y Perú; con una muestra de cerca de cuatro mil hombres y mujeres, entrevistas personalizadas e información documental.

24