Grupo Omni, ¿al rescate de Bankaool?; entrevista con Moisés Chaves

Grupo Omni, ¿al rescate de Bankaool?; entrevista con Moisés Chaves

marzo 16, 2023 Desactivado Por Hugo González

Heredero de una vocación empresarial familiar, el costarricense Moisés Chaves, fundador de Grupo Omni, no solo es el típico junior que quiere hacer su propio negocio. No es el prototipo del Javi Noble y mucho menos de un mirrey pendiente de dónde hacer deals para mejorar en los business.

Lo ves y no parece ser ese desalmado y voraz empresario que solamente busca el lucro y la rentabilidad. No representa toda esa maldad que en su país dicen que tiene. Yo lo conocí en un paseo por la web donde la mala onda era evidente y podríamos decir que hasta las historias eran verosímiles, sin embargo; cuando charlas con él y te cuenta su versión; es otro rollo.

Más allá de la descalificación simplona, te dejo parte de la conversación que tuve con Moisés Chavés, fundador del Grupo Omni, de Costa Rica; quien llega a hacer una apuesta fuerte por Bankaool.

Por cierto, si crees que este texto es mayoritariamente sobre el banco, estás equivocad@. Se trata de una charla con un tecnólogo inversionista, interesado en un banco.

Intrigado por las malas noticias que se dicen de él, nos explica por qué Grupo Omni tiene tan mala prensa en Costa Rica y por qué cerró su superapp.

Dice que “eso fue un error de ambición porque una superapp es una figura que madura, no nace como tal”.

Empezó el negocio hace 7 años cuando regresó de Singapur con el modelo de negocio. El modelo de negocio, tampoco lo inventó, lo encontró luego de trabajar 3 años previos con Grab, la superapp del sudeste de Asia.

El negocio de micromovilidad en Singapur se acabó y acordó traerlo a Latinoamérica como un modelo de negocio de superapp. “Nosotros logramos que el 38% de la población total del país fuera un usuario activo y no solo una descarga. Nosotros llegamos a 1 millón 800 mil personas como usuario activo y de ahí llegamos a 800 mil superusuarios”, explica.

Por un tema de estrategia inicial Grupo Omni no quiso nacer como un banco digital. El banco siempre tiene una connotación negativa en todas partes del mundo. Por eso decidieron entrar con los servicios de taxi que era la única figura legal, pero como en la era Uber, el taxi también es poco odiado; decidió cambiar a la renta de bicicletas en Costa Rica.

“Desplazamos 2800 bicicletas en San José, en colaboración con el municipio central y en 48 horas teníamos 125 mil usuarios que no habían usado la bicicleta, pero les encantó todo el movimiento, la marca, la tendencia que estábamos tratando de crear”, asegura.

Tres meses después lanzó los servicios financieros, y empezó a crecer como la espuma. En 9 meses logró que 180 mil usuarios también fueran de servicios financieros. “El principal Banco de Costa Rica, el Banco Nacional tenía 100 mil usuarios y esa base de usuarios la construyó en 100 años. Nosotros la construimos en 9 meses. ¿Qué pasó? Nosotros trabajamos con una cooperativa financiera como nuestro aliado financiero, la cual funcionó como neobanco y como el front comercial.

Si a los usuarios no les das algo para interactuar, así como te descargan la aplicación así de fácil te la borran. Cuando alcanzas usabilidad, buscas que haya monetización. Entonces nuestra movida de usabilidad eran los pagos de QR. Afiliamos 26 mil comercios en 3 meses de 138 mil comercios que hay en Costa Rica. Ahí la banca empezó a atacar duro a mí, a mi partner financiero, la cooperativa.

De hecho, lo único que me achacan son las prestaciones que no se les pagaron a 200 personas de 1200. Nunca pudieron golpear modelo de negocio. En el momento que la cooperativa decide apagar el motor porque tenía mucha presión mediática; devolvimos inmediatamente 88 millones de dólares de todos los ahorradores, automáticamente en 24 horas. La gente ni lo pedía empezamos a pagar para evitar que dijeran lo que fuera”.

¿Pero por qué tanta mala leche contra Grupo Omni y tu persona?

“Imagínate que hay dos bancos estatales, uno cerró en el 96 y otro en el 2020 la gente todavía está esperando que le paguen y la prensa nunca dijo nada. Lo más extraño de todo es que, cuando (el periódico) La Nación empieza el ataque éramos aliados. La Nación era el diario más grande de Costa Rica y yo les rentaba los locales donde guardábamos las bicicletas.

En paralelo recibí ofertas de compra de 3 bancos, una de ellas de Banco Promerica pero la rechacé porque era muy baja. Curiosamente Promerica empezó a comprar acciones de La Nación y empezó ahí empezó la tribulación.

¿No quisieron competencia?

No era nuestro negocio. Nuestro objetivo era Latinoamérica empezando con la población migrante en Estados Unidos. Hay una métrica, que dice que un migrante impacta a cuatro personas, en su país de origen. Nuestra estrategia para abaratar el costo de adquisición de usuarios era conquistar a la población migrante en Estados Unidos. Queremos que sean ellos como cabezas de familia, los que les dicen a sus familiares que utilicen la plataforma.

Pero ¿por qué pensar en un banco y no una Fintech?

Por el aprendizaje que tuvimos fue que, por más que cuidamos en nuestro modelo de negocio, no estábamos blindados porque dependíamos de un tercero que era un banco.
Al aprender eso, pues decidimos entrar a México con la precaución del caso. Al principio tratamos de adquirir dos fintechs pero vimos que la Ley Fintech era muy joven y no queríamos pasar por esa tribulación, mucho menos en un mercado que ya es exponencial para nosotros. Y ahí nace la decisión de enfocarnos en Bankaool.

¿Cerraron la superapp?

La operación comercial en Costa Rica la cerramos, pero dejamos todo el aparato que es lo que queremos integrar ahora acá en México. La superapp madura con el tiempo, nosotros tenemos movilidad, micromovilidad, comercio digital, servicios de salud, servicios de entretenimiento, de comidas; aunque no quiere decir que vamos a sacar los seis servicios en México y vamos a abarrotar el mercado.

El proceso de madurez es un proceso de escucha. Nacemos con los servicios financieros, se empieza a escuchar el mercado y definir la estrategia. Tal vez en Chihuahua me convenga hacer el servicio de movilidad, pero en Ciudad de México sólo el de salud y en Yucatán el de Comercio digital. Una superapp es un vehículo vivo que sirve a las necesidades del usuario y también alcanzas esa categoría con mercado capturado.

¿El que mucho abarca poco aprieta?

Siempre se nos criticó mucho el modelo porque éramos casi los únicos en América hablando de superaapp, decían que era una falta de foco. Sin querer tenemos experiencia de 3 años y con eso podemos entender lo que quiere el mercado. Pongamos el ejemplo del Nu, sólo te da una tarjeta de crédito, pero es viral, una tendencia, una moda. Eso es lo que la banca no entiende, el juego fintech es más romántico.

No solo es tener la plataforma, lo haces con 1500 dólares, es más que eso es vender una experiencia. Y el éxito de una compañía de tecnología es que sea auto expandible, que sea el usuario solito quien, al encantarse con la interacción, con el scroll termine por darte los datos y empieza a consumir tus servicios.

Así es como Grupo Omni y Moisés Chaves quiere rescatar de Bankaool aunque, si entendiste bien, eso es lo de menos. La superapp, que puede llamarse Omni es lo que va a jalar y la licencia del banco es solo el blindaje, la cara, el pretexto.


*La información se presenta únicamente con fines editoriales y de interés público; no tiene ningún objetivo comercial o de propaganda.

Escúchanos y léenos también en https://www.facebook.com/tecnoempresa/ o si también puedes darte una vuelta por https://www.facebook.com/Ncuarenta. Allí podrás tener más información y comentarios que se nos escapan en esta vitrina tecnoempresaria. Si quieres tener toda nuestra información en Google News dale click aquí.

Por aquí puedes ver otros comentarios, grillas y hasta descargas emocionales de este rollero. No dudes en pasar a leer, haznos el favor, tira el paro, echa el guante, ayúdanos.  https://tecnoempresa.mx/index.php/category/opinion/hugo/

842

1