Nvidia se rinde con la compra de ARM

Nvidia se rinde con la compra de ARM

enero 25, 2022 Desactivado Por Redacción Tecnoempresa

La que sería una de las mayores e importantes adquisiciones de la historia de los semiconductores, no parece que vaya a tener un buen desenlace. Ni Nvidia ni Softbank esperan que la compra de ARM se concrete, y ambas compañías ya están preparando un futuro por separado.

En septiembre de 2020, Nvidia anunciaba la compra de ARM por 40 mil millones de dólares; cifra que habría hecho de esta operación una de las más grandes de la historia; y pintaba ser un trato que revolucionara la industria de los procesadores. Sin embargo, el acuerdo nunca tuvo la aprobación de los organismos reguladores; que desde un inicio pusieron trabas para que el acuerdo se cerrara y causó escepticismo por sus posibles implicaciones.

Esta situación ha dificultado la culminación de la compra; por ello, Nvidia ha advertido a sus socios que la compra de ARM simplemente no se cerrará. En buena medida, por la presión ejercida por diversos reguladores, de acuerdo a un reporte de Bloomberg. Además, otra fuente apunta que SoftBank, dueño de ARM; estaría ya preparando una salida a bolsa de ARM como alternativa a la compra fallida por parte de Nvidia.

Desde el principio, el acuerdo causó escepticismo

El acuerdo era histórico, pero también significaba un tumulto dentro del sector de los semiconductores. Incluso los propios clientes de ARM mostraron sus dudas ante esta adquisición, que daba demasiado poder a Nvidia.

ARM es uno de los pilares de la industria de los semiconductores. Además, siempre ha sido una empresa independiente, lo que le dio a sus socios (Apple, Qualcomm o Samsung, entre otros); la confianza de recibir un trato imparcial y que el futuro de sus semiconductores no estaría en manos de una empresa rival.

En ese sentido, si la compra de ARM por parte de Nvidia salía adelante; ese actor neutral del que dependen tantas compañías estaría en manos de una empresa, que también compite en el mercado de los semiconductores. Esto representaba un riesgo de desequilibrio que no gustó ni a los reguladores ni a las empresas participantes en la industria de los semiconductores.

El pasado diciembre, la FTC de Estados Unidos se posicionó en contra, apuntando que sería una compra anticompetitiva. Meses antes fue la Unión Europea quien se dispuso a investigar esta compra. Describió que Nvidia no había “ofrecido suficientes concesiones” a ARM; incluso después de afirmar que ARM seguiría como proveedor neutral para marcas como Samsung, Apple o Qualcomm.

Adicional, existe el importante factor de la geopolítica. Si Nvidia se uniera con ARM, la compañía pasaría a estar sujeta a la regulación norteamericana; lo que podría frenar muchos acuerdos con fabricantes chinos. Este hecho, en países como China no sería bien recibido; pues muchas de sus empresas tecnológicas, al igual que en otras regiones del mundo, dependen de ARM. Además, tomando en cuenta las tensiones que ahora se viven entre China y Estados Unidos, no se facilitan las cosas.


Para conocer más noticias sobre tecnología, negocios, política u otros temas de tu interés, visita este enlace

Escúchanos y léenos también en https://www.facebook.com/tecnoempresa/ 

14