in

Crecimiento Económico sólo si se Controla la Pandemia, SHCP

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, manifestó que hasta que no se encuentre una solución al final a la pandemia, mediante la aplicación de una vacuna, la economía operará en condiciones especiales.

“Déjenme ser muy claro. No hay disyuntiva entre economía y salud, la economía sólo podrá crecer de manera sostenida si mantenemos contenida la pandemia”, añadió.

Durante su mensaje en la entrega-recepción del Paquete Económico para el Ejercicio Fiscal 2021, en el Palacio Legislativo de San Lázaro, dijo que resulta pertinente tener claro que en un contexto como el actual es la política pública en materia de salud la que marca la pauta y el ritmo a la evolución de la economía y de la política económica.

Por ello, añadió, que el Paquete Económico 2021 que se presenta hoy al Congreso de la Unión contiene un marco base en materia de endeudamiento, ingreso-gasto, para apoyar, por un lado, la atención a la población mediante un sistema de salud con capacidades más amplias y robustas y, por otro, para impulsar un conjunto de acciones en materia de política social y de inversión en infraestructura que protejan y apuntalen las capacidades de la economía y entre en acción una recuperación sostenida.

A continuación algunos puntos relevantes de su mensaje:

El gobierno federal identifica cuatro elementos que han contribuido de manera preponderante al entorno económico adverso que enfrentamos.

Uno. La contracción económica y las pérdidas de empleo.

Dos. La inestabilidad financiera, incluyendo sus efectos sobre el tipo de cambio.

Tres. La extrema volatilidad del precio del petróleo.

Y, cuatro. La presión que sobre las finanzas públicas ejercen estos factores.

Desde marzo, y conjuntamente con el Banco de México, logramos proveer estabilidad al mercado de cambios mediante subastas de cobertura de dólares liquidadas en pesos; asimismo, diversas medidas regulatorias han estado dirigidas a proveer liquidez a la familia y las empresas al permitirles posponer pagos a capital e intereses bancarios.

Si bien todos estamos expuestos al COVID, lo cierto es que hay grupos más expuestos que otros, tanto en los aspectos de salud como en los económicos. Los sectores más vulnerables de la sociedad generalmente no tienen trabajos que puedan realizarse de manera remota y por lo tanto su probabilidad de contagio es mayor.

Por ello, una de las principales defensas es la del fortalecimiento de la red de protección social, los programas de adultos mayores, jóvenes, las becas, microcréditos y los apoyos a productores agrícolas, son importantes en sí mismos, pero lo son aún más importantes en esta coyuntura.

El confinamiento duro de los meses de abril y mayo llevó a una caída anual del Producto Interno Bruto del segundo trimestre del orden del 18.7 por ciento. La reapertura ordenada y cauta de la economía a partir de junio ha permitido iniciar una recuperación asimétrica.

Con las cifras oportunas más recientes, estamos estimado una caída anual del PIB para este año de alrededor del 8 por ciento, esto, por supuesto, dependerá de que con la colaboración y actitud responsable de todos, nos permita apresurar el ritmo de la economía al tiempo que evitamos un rebrote de los contagios.

Para el 2021 estamos estimando un crecimiento de la economía de 4.6 por ciento, esto implica que tendremos mayores recursos que los que se recaudarán este año, pero menores a los previstos previos a la pandemia. Por eso tenemos que ser extraordinariamente cuidadosos en la forma en la que se asigna el gasto, quisiéramos pensar que hay más recursos para todos, pero esa no es la realidad a la que estamos enfrentando.

En primer lugar, el presupuesto para el sector salud tiene un crecimiento importante de 9.2 por ciento respecto al aprobado en 2020 en términos reales; la crisis del COVID requirió reescalar los servicios de salud del país, reconvertir hospitales, apresurar a la construcción de unidades médicas y contratar a 50 mil nuevos profesionales de la salud.

Una pregunta que se nos ha hecho con frecuencia es ¿si una vez que desaparezca la crisis del COVID -y eventualmente va a desaparecer la crisis del COVID- llevaremos al sistema de salud a la escala que tenía antes? Hemos decidido que no vamos a hacer eso, antes de la crisis el sistema de salud tenía ya muchas deficiencias de capacidades técnicas y operativas, ahora vamos a empezar a fortalecerlo desde una base muy alta. De hecho, a partir de enero próximo el país empezará a preparar el doble de especialistas de lo que se hace ahora, ampliando los espacios para residentes en México y las becas al extranjero.

De igual forma el gasto en inversión se va a incrementar de manera importante en 5.3 por ciento en términos reales, no sólo porque si queremos acrecer en el futuro necesitamos un mejor sistema de carreteras, aeropuertos e instalaciones marítimas, sino porque estas actividades generan empleo y dinamizan la economía en su periodo de construcción. Además, la construcción al ser una actividad que se realiza en espacios no cerrados tiene tazas de contagio mucho menores que otras.

Por otro lado, casi un 30 por ciento de todo el gasto va dirigido a estados y municipios por un monto total de 1.8 billones de pesos, es decir, el equivalente a más del 50 por ciento de la recaudación federal participable.

En este año, hemos hecho grandes esfuerzos para asegurarnos que los recursos de las entidades federativas no sean afectados. Recientemente aprobamos la ampliación de la reserva del Fondo de Estabilización de Entidades Federativas y que los recursos de dicho fondo fluyan de manera mensual para disminuir los riesgos de liquidez que podrían sufrir los estados.

De hecho, el día de ayer recibí instrucciones del Presidente de la República, pidiéndome mantener en la Ley del Impuesto sobre la Renta la participación al 100 por ciento a las entidades federativas del impuesto sobre la renta por enajenación de bienes inmuebles.

Asimismo, me indicó que mantengamos la distribución que se hace a las entidades federativas del régimen de incorporación fiscal y que se fortalezcan los programas de fiscalización, como el llamado Vigilancia Plus.

Esto fortalece el pacto fiscal y es una prueba de la apuesta que, desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, estamos haciendo por la cooperación y complementariedad con las entidades federativas.

Las circunstancias actuales requieren un ajuste en el presupuesto y por ello encontrarán reducciones importantes en él.

Por ejemplo, una reducción de 17.3 por ciento en el presupuesto asignado a la Presidencia de la República, y de 15.3 por ciento en el asignado a la Secretaría de Hacienda.

Estamos bajando el gasto administrativo y lo llevamos a donde más se necesita.

Quisiera señalar, en este contexto, que el presupuesto de las universidades públicas no será afectado. El ajuste lo haremos en otros lados para mantenerles a ellas, en pesos reales, el presupuesto asignado en el año 2000.

Los recursos, de igual forma, asignados en el Anexo 13, que refleja Gastos para Impulsar la Igualdad entre Mujeres y Hombres, tiene un incremento del 17.9 por ciento, en términos reales.

El compromiso que estamos adquiriendo en la Secretaría de Hacienda no es solamente el de asignar estos recursos, sino darles seguimiento para garantizar que, efectivamente, contribuyan a disminuir la terrible desigualdad de género que existe en el país.

Report

What do you think?

Crecimiento de 4.6% e Inflación de 3% en 2021, SHCP

N 4.0 # 25 Regresión regulatoria con Gonzalo Rojón