Tratados Comerciales Mantienen a Flote Economía del País, CCE

Tratados Comerciales Mantienen a Flote Economía del País, CCE

agosto 2, 2023 Desactivado Por Edgar Amigón Dominguez

Los tratados comerciales que México ha firmado en lo último 30 años sentaron las bases para que la economía del país mantenga un crecimiento sostenible, inclusive después de la pandemia del Covid-19, aseguró Francisco Cervantes, presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

Durante la entrega de reconocimiento al sector empresarial del país, en el Senado de la República, Francisco Cervantes, declaró que el T-MEC es piedra angular para continuar desplegando el crecimiento y el bienestar de México y dejar atrás este año los efectos económicos negativos de la pandemia.

“México tendrá en 2023, su tercer año consecutivo de crecimiento, con el 4.8 por ciento en el 2021; y el 3.1 por ciento en 2022, que si recordarán, las estimaciones eran del 1 por ciento. Y ahí se ve el dinamismo de la parte empresarial.

El empresario precisó que México se enfila en 2023 a rebasar todos los pronósticos de principio de año, con un probable crecimiento del 2.6, cuando también la estimación era muy baja e incluso, con razonable probabilidad de alcanzar cerca del 3 por ciento, habiendo partido de una conservadora estimación del 1.1”.

De esta forma, añadió, en 2023 México se habrá recuperado de la pandemia y logrado un impulso fundamental del comercio, como consecuencia del T-MEC.

“En términos globales, el T-MEC representa con sus efectos indirectos en producción y comercio, el 55 por ciento del PIB nacional. Nuestras exportaciones explican en más de un 80 por ciento por el T-MEC, señaló el presidente del CCE”, apuntó.

Insistió en que el tratado comercial hizo que el año pasado el comercio nacional creciera un 17 por ciento anual, con 779 mil millones de dólares de intercambio en la región. Dicho de otra manera, son mil 200 millones de dólares diarios.

Por lo tanto, resultará fundamental cuidar nuestras actividades económicas e institucionales, las bases y las reglas del T-MEC. Además, con la nueva racionalización del mundo, ha surgido un fenómeno nuevo que va más allá del comercio y que ahora se presenta por el lado de la inversión.

Este nuevo elemento para el desarrollo es el de la relocalización o como le llamamos, nearshoring.

En esta nueva ola, las empresas buscan acercar su producción a los principales centros comerciales del orbe, por ello México se vuelve punto nodal de atracción de inversiones en virtud de su frontera con los Estados Unidos. Y a la vez, por la certeza que brinda el T-MEC.

Por lo tanto, el nearshoring es la gran oportunidad de México para consolidar las mejores condiciones de crecimiento y desarrollo nacional que tanto hemos venido buscando.

Principalmente, aquí al encadenamiento con la que la micro y pequeña industria también se beneficia. O sea que esto permea de manera pareja.

Tan sólo este año es previsible que México reciba más de 40 mil millones de dólares de inversión extranjera, frente a los 35 mil recibidos en 2022.

“Si México es capaz de aprovechar óptimamente el nearshoring, tendrá posibilidades de duplicar tanto la inversión que actualmente se tiene; así como el crecimiento del país para los próximos años”, señaló.

Con el nearshoring aumentará no solamente la inversión extranjera, sino el empleo, el desarrollo nacional y la inclusión de las PyMES nacionales en la cadena de valor.

México hoy tiene el menor índice de desempleo en su historia, como lo comenté hace un momento. Por lo tanto, estamos en un momento determinante de la historia económica de México.

El aprovechamiento óptimo del nearshoring, requerirá fortalecer cinco pilares fundamentales para atraer inversión: simplificación administrativa y certeza jurídica, infraestructura, seguridad, desarrollo regional y fortalecimiento de la educación y de sus competencias laborales.

En la simplificación administrativa y certeza jurídica, reconocemos el esfuerzo gubernamental para impulsar las ventanillas únicas de atención para agilizar los trámites requeridos para la instalación de empresas.

En el segundo reto y en el de la infraestructura, es fundamental impulsar de inmediato condiciones para contar con energía suficiente, barata y limpia, acceso al agua con sostenibilidad y modernización y ampliación integral de la infraestructura de movilidad y de aduanas.

En materia de seguridad, es tarea urgente garantizar la protección permanente de las empresas y la movilidad de mercancías en nuestras carreteras. La inseguridad es un riesgo evidente para la inversión.

En el ámbito de desarrollo regional, es momento de que todo el país sea incorporado en esta nueva era, incluyendo al sur, que se prepara para recibir inversiones, tal y como exitosamente ya lo percibimos en las regiones del norte y centro-occidente de México.

32