enero 28, 2022

Cuarentones, entre la luz y sombra; por @Dan_Callejas


El desempleo aumentó en el último año entre las personas de 45 años y más, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Los cuarentones sin trabajo pasaron de 358 mil 662 a 550 mil 870, una alza de 18.3 a 22.8 por ciento de la población en busca de una ocupación en solo 12 meses.

Las razones son por algunas personas conocidas: Empresas prefieren contratar mano de obra joven —por barata, dado que supone falta de experiencia— y que tenga más conexión con el mundo digital. Básicamente y ante la crisis económica, se opta por priorizar costos que no le quiten más a los contratantes, de ahí que veamos a millennials haciendo labores de tres o cuatro puestos por el cobro de uno (siempre el más bajo).

Eso sí, les ofrecen “aprendizaje” y pagarles con pizza y cervezas las horas extras que por ley deberían estar incluidas en una mejor remuneración, pero no aplica en todos los lugares, aunque sí en varios.

A favor, los cuarentones tienen una amplia experiencia laboral, más con la generación que empezó a trabajar desde la década de los 90, con cuando menos 20 años productivos, versus los pocos años que puedan acumular los más jóvenes.

Pero pues también, un recién egresado nunca tendrá tanta experiencia para ganar un mejor sueldo, y si tuviera algo de ésta, no estaría valorado, puesto que por temas personales que vivieron los jefes, “aún no lo merecería”. Los tiempos cambiaron, boomers. La experiencia ya no significan años trabajados, sino oportunidades consumadas.

Una ventaja que levanta los ánimos y la expectativa de los cuarentones es que la vacunación contra Covid19 está cerca, ya la anunciaron para julio, a reserva de que se modifique. Con eso, según Hugo López-Gatell, Subsecretario de Salud, incluso se puede reactivar la vida social y la economía del país. Esto, por supuesto, de la mano con el avance al semáforo verde en la capital del país, que se prevé, se anunciará este viernes.

ERROR 404

Datos de la plataforma financiera Coru, para 87 de cada 100 mexicanos sus finanzas personales son fuente de ansiedad y estrés. Y es que en los últimos 12 meses, tiempo de confinamiento y que llevamos de pandemia, 74 por ciento experimentó una reducción de sus ingresos.

No solo eso, aumentó la pobreza, el ya mencionado desempleo y un golpe tremendo a la salud mental para millones de mexicanos. El detalle es que tardaremos mucho en que “se nos reinicie la vida”.

________________________________________________________________________________

Sigue estas y más opiniones en: https://tecnoempresa.mx/index.php/category/opinion/

Escúchanos y léenos también en https://www.facebook.com/tecnoempresa/ o si también puedes darte una vuelta por https://www.facebook.com/Ncuarenta.


close