Crecimiento del PIB de 3.2% en 2023, espera el FMI

Crecimiento del PIB de 3.2% en 2023, espera el FMI

octubre 3, 2023 Desactivado Por Redacción Tecnoempresa

El Fondo Monetario Internacional dio a conocer las conclusiones de una misión que visitó México, entre las que destaca que el crecimiento del PIB será este año de 3,2 por ciento, -anteriormente lo estimó en 2.6%-, “impulsado por un consumo y una inversión privadas sólidas, con una fortaleza notable en los sectores de servicios, la construcción y la producción de automóviles.

“Esto ha llevado a tasas de desempleo en mínimos históricos y a tasas de utilización de la capacidad manufacturera récord. Es encomiable que las autoridades hayan mantenido bajo control la deuda pública. La política monetaria está correctamente enfocada en reducir la inflación”, se lee en el documento.

Asimismo, se espera que el crecimiento económico se modere al 2,1 por ciento en 2024. “Aunque la política fiscal se relajará, amplificando su prociclicidad, su impacto en el crecimiento se verá limitado por restricciones vinculantes de capacidad, una continuación de una política monetaria restrictiva y una desaceleración del crecimiento en Estados Unidos”, apunta el organismo.

En el documento se señala que mantener la tasa de política en los niveles actuales hasta aproximadamente mediados de 2024 debería permitir que la inflación se reduzca.

Para el FMI los riesgos para las perspectivas de crecimiento están en general equilibrados. Un crecimiento mayor de lo esperado en Estados Unidos o un multiplicador fiscal mayor de lo esperado podrían impulsar el crecimiento en México.

Sin embargo, un aumento de la aversión al riesgo global, una trayectoria más alta para las tasas de interés en las economías avanzadas o retrasos en la implementación de proyectos clave de infraestructura en México pesarían sobre la producción. Se considera que los riesgos para la inflación están ligeramente sesgados al alza.

En particular, dice el FMI, la proximidad de México y sus profundos vínculos comerciales con Estados Unidos lo convierten en un lugar clave para la “localización cercana” de la producción para el mercado estadounidense.

Sin embargo, para capitalizar este potencial y competir con otros lugares de producción será necesario abordar los desafíos estructurales de larga data de México y al mismo tiempo seguir aplicando políticas macroeconómicas prudentes.

Esto requerirá una inversión pública mayor y mejor focalizada, una mejor gobernanza, un mayor acceso a fuentes nacionales de financiación, una mayor participación femenina en la fuerza laboral y un giro del consumo hacia fuentes de energía más limpias.

14