Tesla habría sido proclive al “ransomware” por parte de criminal de origen ruso

Tesla habría sido proclive al “ransomware” por parte de criminal de origen ruso

agosto 28, 2020 Desactivado Por Redacción

El “ransonware” es una de las prácticas más comunes entre los piratas cibernéticos, los cuales ubican debilidades informáticas en diferentes instituciones públicas y privadas para lograr grandes de dividendos a cambio de no dar a conocer sus documentos a terceros; en la mayoría de las ocasiones, las víctimas de esta estrategia se encuentran a merced de los delincuentes informáticos.

En ese contexto, Elon Musk, mandamás de “Tesla Motors” informó vía Twitter que su “Megafactory” en el estado de Nevada, había sido victima de un ataque que pretendía secuestrar datos sensibles de la compañía de coches eléctricos, mismo que habría sido perpetuado por un ciudadano de origen ruso.

No obstante, investigaciones realizadas por el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) indican que la intención del delincuente informático no era la de apropiarse de la información para posteriormente pedir un rescate por la misma, sino era recopilar los datos y quedárselas para fines todavía desconocidos.

La razón por la cual el supuesto criminal ruso no pudo perpetuar su ataque en contra de la empresa que patentó el “Autopilot” fue la lealtad de un empleado de la compañía, el cual fue contactado por el autor intelectual del ataque, mismo quien le ofreció un millón de dólares por su colaboración para introducir el “malware” que impediría el libre acceso a la data de la compañía.

Sin embargo, el empleado de la compañía automotriz de la fábrica de Sparks en Nevada, inmediatamente después de haber sido invitado a participar en esta maniobra ilegal, se puso en contacto con el FBI para evitar en primera instancia el ataque a su fuente de trabajo, en segundo lugar, para que la agencia de seguridad pudiera perseguir el delito y dar con el pirata cibernético.

Por otra parte, el FBI logró capturar al delincuente de origen ruso en el aeropuerto de la Ciudad de Los Ángeles, California, donde estaba a punto de abordar un avión para abandonar suelo estadounidense luego de no haber podido concretar su cometido.

GAEL

6