in ,

Cuando los placeres sexuales amenazan tu ciberseguridad

Una de las tendencias de mayor amenaza a la ciberseguridad en 2020 fueron los dispositivos y juguetes sexuales inteligentes; debido al confinamiento provocado por la pandemia del Covid-19, tendencia que podría mantenerse para 2021.

Así lo consideran expertos de la firma eslovaca de seguridad informática, ESET; quienes consideran que muchos de los fabricantes y usuarios de estos dispositivos, no se han detenido a pensar en las amenazas a su ciberseguridad; pues los nuevos juguetes sexuales se conectan a otros dispositivos vía internet, sin que exista vigilancia o control de los datos que entrega.

Cámilo Gutiérrez, jefe de Laboratorio de Investigación de ESET para Latinoamérica; explicó que estos dispositivos van más allá del simple intercambio de sensaciones a distancia, pues funcionan como controles remoto vía app o navegador web; personalizan patrones de vibración; interactuan en salas de chat entre dos o más usuarios; realizan llamadas, videollamadas o fotos; se sincronizan con audiolibros eróticos o listas de canciones.

Dijo que todas esas interacciones son vulnerabilidades que comprometen la ciberseguridad de los usuarios, con consecuencias que pueden ir desde extorsiones; hasta suicidios y robo de identidad.

Tendencias 2021

Los placeres sexuales a través de dispositivos inteligentes, es solo una de las cuatro tendencias de las principales amenzazas a la ciberseguridad del 2021; pues también destacan el Fileless, la transformación digital y el teletrabajo; además del ransomware que sigue siendo un riesgo para las empresas.

El Fileless es una técnica de ataque de alto perfil que no necesita archivos específicos para diseminarse, pues generalmente usa herramientas del sistema operativo. Esto representa una reducción de rastros para el atacante y una dificl detección de las amenazas.

El teletrabajo representa un desafío para las organizaciones, porque se trata de un cambio cultural y de procesos; que involucra la adaptación a nuevos modelos laborales. El aumento en las aplicaciones de comunicación y videoconferencias son un desafío para las organizaciones pues tienen que equilibrar la productividad conla funcionalidad y la ciberseguridad.

Por último, destacaron que el ransomware sigue siendo una amenaza pues ya no solo se enfoca en atacar empresas privadas; sino que ahora también atacan a instituciones de gobierno, educativas y de salud. Ya no solo son ataques sofisticados y lucrativos para los ciberdelincuentes que secuestran información, sino que ahora; se trata también de doble extorsión que involucra la filtración de esa información sensible (Doxing).

Por ello, hicieron un llamada a mantener y reforzar sus sistemas de detección de amenazas; no solamente desde una visión reactiva o proactiva, sino también desde el punto de vista predictiva, con herramientas de inteligencia.

Report

What do you think?

Written by Redacción

Nueva Nissan Frontier

DiDi Food celebra un año de operaciones en CDMX