Huawei suma el monitoreo de oxígeno en sangre (SpO2) al WATCH GT 2e


Huawei ha introducido en su Huawei Watch GT 2e el monitoreo de saturación de oxígeno en la sangre (SpO2), con el cual podrás tener el control de tu salud mientras haces ejercicio o trabajas. La saturación de oxígeno en la sangre (SpO2) es el porcentaje de hemoglobina saturada de oxígeno en relación con la hemoglobina total en la sangre, por lo tanto, representa la concentración de oxígeno en la sangre, que es un indicador fisiológico importante del funcionamiento del sistema respiratorio.

Muchas veces, las personas piensan que los problemas de salud comunes como fatiga, somnolencia, mareos o ritmo cardíaco rápido son causados por la falta de sueño, pero ignoran que la causa raíz podría ser la hipoxemia. A continuación, comparten tres niveles para tomar en cuenta:

90% a 100%: es el porcentaje normal entre el que debe de estar tu SpO2. Continúa así con tu estilo de vida.

70% a 89%: está un poco por debajo de lo normal y podría considerarse hipoxemia (niveles anormalmente bajos de oxígeno en la sangre). En este nivel es importante reducir el ejercicio, descansar y buscar atención médica si no te sientes bien.

< 70%: es demasiado bajo. Al estar en este punto es necesario buscar atención médica de inmediato.

Aunque a cualquiera le puede pasar que su oxigenación en la sangre no sea la correcta, hay a quienes les afecta más.

Tipos de personas que deben someterse constantemente a pruebas de SpO2:

•        Adultos mayores: el envejecimiento del corazón y los pulmones provocará una ingesta insuficiente de oxígeno y un suministro inadecuado de éste. El cuerpo humano depende de la sangre para transportar oxígeno, si el volumen de sangre disminuye, el oxígeno también lo hará. Una vez que el oxígeno disminuye, la condición corporal bajará, es por eso por lo que los adultos mayores deben usar oximetría de pulso para controlar la SpO2 todos los días. Una vez que la SpO2 cae por debajo del nivel de alerta, deben tomar oxígeno del generador lo antes posible y controlar con la oximetría.

•        Las personas con estilos de vida muy activos: el consumo de oxígeno de su cerebro es más alto que el de las personas con menor actividad física, lo que hace que el suministro sea inadecuado para el consumo. El cerebro consume el 20 por ciento del oxígeno total, si las personas siguen trabajando, el consumo de oxígeno aumentará. Sin embargo, si el suministro de oxígeno no es suficiente para el consumo, además de mareos, fatiga, mala memoria y respuesta lenta, también puede causar daños graves en el cerebro y el músculo cardíaco. Por lo tanto, para aquellos que trabajan o estudian durante 12 horas o más, tienen que usar oximetría de pulso todos los días para verificar la SpO2 y controlar sus niveles para garantizar la salud del corazón y el cerebro.

•        Personas que se encuentran a gran altitud o en entornos hipóxicos: la altitud tiene un gran efecto sobre la SpO2. El menor contenido de oxígeno en el aire en áreas de gran altitud puede causar hipoxia en el cuerpo humano, lo que puede causar mareos y mal de altura. En general, una SpO2 por debajo del 90 por ciento conducirá a un cierto nivel de riesgo.

•        Personas que roncan: los ronquidos pueden causar obstrucción respiratoria a corto o largo plazo, lo que puede conducir a hipoxia, y dar como resultado una mala calidad del sueño e incluso daño a los órganos.


close