Reducen Sueldos y Prestaciones en Comisión de Derechos Humanos

Reducen Sueldos y Prestaciones en Comisión de Derechos Humanos

enero 22, 2020 Desactivado Por Edgar Amigón Dominguez

Como parte de la política de austeridad que impone el nuevo gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, la presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos CNDH), María del Rosario Piedra Ibarra, anunció una serie de recortes económicos y financieros en el organismo, tanto en el ingreso del personal, como en el gasto, a fin de que la comisión siga siendo un fracaso y deje de ser la más costosa de América latina o una de las más caras del mundo.

Ante diputados que integran la Comisión Permanente del Congreso dela Unión, Rosario Piedra Ibarra, anunció no más funciones duplicadas, ni procesos fraccionados en mucho en lo que pueden hacer menos: transparencia, austeridad y optimización de recursos son la premisa. “Venderemos los autos blindados y de lujo a cargo de la presidencia y ya estamos eliminando los privilegios de cualquier índole”, acotó.

Señaló que en el organismo que encabeza ya nadie gana más, por encima del salario presidencial, tal como prescribe la Ley de Austeridad. Además, eliminamos los bonos, primas y ayudas y falsos estímulos y retiramos los celulares.

“Hemos cancelado la plaza ocupada por la chef de la anterior administración –que por cierto gozaba de un salario no de cocinera, sino de homóloga a jefa de departamento– y a sus ayudantes que tenían puestos de analistas, y reduciremos también, y si es posible eliminaremos los onerosos gastos de eventos que absorbían buena parte del presupuesto”, indicó.

Expuso que tampoco habrá viajes al extranjero, “salvo aquellos que redunden en el beneficio real para las víctimas de nuestro país, porque queremos que la Comisión no se destaque por ser la más costosa de América latina o una de las más caras del mundo, como lo es hoy, sino por ser la más eficiente en su tarea”.

Hay infinidad de estudios, análisis e investigaciones serias que documentan lo costoso y, a la vez, inútil del trabajo de la Comisión.

“Desde 2009 varias organizaciones civiles, nacionales e internacionales, entre otras Human Rights, Fundar y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez denunciaron que el presupuesto de la Comisión se había incrementado desproporcionalmente desde su creación. Que eso la hacía la oficina de ombudsman más costosa de América latina, más aún que la Corte Interamericana de Derechos Humanos, agravado con el hecho de que era la instancia con los resultados más decepcionantes y pobres”, dijo.

Y no sólo es eso, en 2015 el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, CIEP, asociación dedicada a verificar el gasto federal y su impacto nacional, denunció que ese año la CNDH había gastado mucho más en sueldos y gastos de representación de funcionarios que para la investigación de abusos contra ciudadanos, una constante desde 2010.

 

 

Respecto al trabajo del organismo, apuntó que el fracaso se debe a los pocos resultados: “A pesar de tenerse registrados en 2019 48 mil 590 escritos de queja, este año solamente se emitieron 99 recomendaciones, y aunque se trata de un cálculo simplista tomando en cuenta el presupuesto recibido, resulta, por decir lo menos, que las recomendaciones emitidas son muy costosas”.

Por eso, de todo se puede concluirse que el fracaso de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha sido uno de los más costosos y afrentosos para los mexicanos, porque su dispendiosa estructura burocrática no ha respondido a las necesidades y expectativas ciudadanas ni se ha conducido con transparencia.

9