Problemas Económicos y de Vivienda Inhiben a Jóvenes Procrear Hijos, OCDE

Problemas Económicos y de Vivienda Inhiben a Jóvenes Procrear Hijos, OCDE

junio 24, 2024 Desactivado Por Edgar Amigón Dominguez

La crisis económica y el constante aumento del costo de la vivienda están ocasionando que los jóvenes no planeen tener hijos a una edad considerables o definitivamente desechen esta opción porque consideran, en muchas ocasiones, que el trabajo es su prioridad, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En un documento denominado La Sociedad de un Vistazo 2024: Un Foco de Atención sobre las Tendencias de la Fertilidad, el organismo dice que los países miembros han estado experimentando una disminución a largo plazo en la tasa total de fertilidad (TGF).

Hubo una parada temporal en la caída durante la década de 2000, pero desde entonces ha vuelto a tener una tendencia a la baja después de la gran crisis financiera de 2007-08. La TGF cayó a solo 1,5 hijos por mujer en 2022, en promedio en toda la OCDE, muy por debajo del “nivel de reemplazo” de 2,1 hijos por mujer.

Entre los países de la OCDE en 2022, la TGF fue más alta en Israel con 2,9 hijos por mujer, seguida de México y Francia con 1,8 hijos por mujer. La TGF fue más baja en Italia y España, con 1,2 hijos por mujer, y particularmente en Corea, con una cifra estimada de 0,7 hijos por mujer en 2023.

La disminución de la TGF fue de la mano de un aumento en la edad a la que las madres tienen su primer hijo, que aumentó de 26,5 años en 2000, en promedio en toda la OCDE, a 29,5 en 2022.

Existe una amplia tendencia hacia un aumento de la falta de hijos en toda la OCDE, pero la fuerza de esta tendencia varía. La comparación de la fertilidad de cohorte de las mujeres nacidas en 1935 y 1975 muestra que la incidencia de la falta permanente de hijos al menos se duplicó en siete países de la OCDE; La falta permanente de hijos afectó al 23% y al 24% de las mujeres de la cohorte de 1975 en Italia y España, respectivamente, y al 28% de las mujeres de la cohorte de 1975 en Japón.

Las consideraciones económicas tienen un efecto en la formación de la familia. Variables económicas clave, como los ingresos del hogar, cómo se reparten entre los padres, el costo del cuidado de los niños y la vivienda, pueden afectar a la conveniencia de tener hijos, cuándo tenerlos y cuántos hijos puede tener una familia. El aumento del costo directo e indirecto de los hijos habrá contribuido a la caída de las tasas de fertilidad, pero el cambio de preferencias entre los jóvenes en cuanto a tener hijos también puede influir.

En el caso de México los adultos jóvenes que viven con sus padres son un 46 por ciento, mientras que el país donde mayor número de personas en esta situación es Corea con 81 por ciento.

. – Respecto a los trabajadores preocupados por la pérdida de empleo. En Grecia es porcentaje es el más alto con 81 por ciento, mientras que en México el 78 por ciento está en esta condición.

. – Jóvenes que no trabajan, ni estudian, ni reciben formación, conocidos como los MINIS, Turquía encabeza la lista con un 28 por ciento, en tanto que México se ubica en 20 por ciento.

En el estudio de la OCDE se dice que, en las últimas décadas, las mujeres han aumentado su nivel educativo y fortalecido su participación en el mercado laboral, lo que ha aumentado el costo de oportunidad de tener (más) hijos. Si las mujeres tienen que elegir entre trabajo y familia, entonces algunas elegirán (más) hijos y, por lo tanto, limitarán su participación en la fuerza laboral, mientras que otras elegirán trabajo remunerado y menos o ningún hijo. Sin embargo, cuando las mujeres pueden combinar la vida laboral y familiar, esto conduce a mejores resultados económicos y tasas de fertilidad más altas. Esto ayuda a explicar por qué las tasas de empleo de las mujeres que en el pasado estaban vinculadas negativamente con la fertilidad ahora están asociadas positivamente con la fertilidad.

La política se ha centrado más en apoyar la conciliación del trabajo de los padres y los compromisos familiares. Países como Dinamarca, Francia, Noruega, Hungría y Suecia ofrecen un apoyo continuo a las disposiciones sobre licencia parental remunerada y sistemas de educación y atención de la primera infancia (EAPI), que están bien alineados, pero al precio de alrededor del 3% del PIB o más en prestaciones familiares. Sin embargo, en muchos de estos países la TGF se sitúa ahora sólo en torno al promedio de la OCDE, por lo que las políticas laborales y familiares por sí solas no son suficientes para explicar la disminución de las tasas de fertilidad en estos países y la variación entre países.

Cada vez más, las preocupaciones sobre el costo de la vivienda han pasado a primer plano como una barrera para tener (más) hijos. El aumento del costo de la vivienda desde finales de los años 1990 ha sido considerable en la mayoría de los países de la OCDE. Los costos de la educación privada también pueden establecer una barrera para tener (más) hijos, como en Corea, pero esto no influye en todos los países de la OCDE.

Los resultados de las regresiones a nivel de toda la OCDE encontraron asociaciones positivas entre la TGF, el empleo de hombres y mujeres, el gasto público en licencia parental y EAPI y, en menor medida, el apoyo financiero a los hogares. Las regresiones también encontraron una clara asociación negativa entre la TGF y los costos de la vivienda, y la tasa de desempleo como indicador de las condiciones del mercado laboral. Sin embargo, gran parte de la variación en las tendencias de la fecundidad no se explica, lo que podría indicar un papel cada vez mayor de la inseguridad percibida y de las actitudes y normas sociales.

La reciente y rápida sucesión de crisis globales, por ejemplo, la COVID-19, los crecientes problemas climáticos y la guerra de agresión rusa contra Ucrania, pueden haber propagado una sensación de incertidumbre e imprevisibilidad y aumentado las inseguridades en el mercado laboral y en la vivienda, lo que puede complicar la transición de los jóvenes a la paternidad.

Los últimos años también han estado marcados por un cambio de actitudes hacia la paternidad. Tanto los hombres como las mujeres jóvenes encuentran cada vez más sentido a la vida fuera de la paternidad, y existe un amplio movimiento hacia una mayor aceptación de no tener hijos. Al mismo tiempo, han aumentado las exigencias normativas sobre lo que significa ser un “buen” padre, y el equilibrio cambiante de los costos y beneficios de tener un hijo (tanto financieros como no financieros) impulsa la decisión de tener menos hijos, si es que tienen algunos niños hoy que en el pasado.

El mejor enfoque para los países preocupados por las tasas de fertilidad sigue siendo promover una mayor igualdad de género y una distribución más justa del trabajo y la crianza de los hijos. Esto implica proporcionar políticas familiares que ayuden a la conciliación de la vida laboral y familiar, pero las políticas también deben centrarse más en los costos de los niños, especialmente los costos de vivienda. Sin embargo, debido a los cambios en las preferencias por los niños, es poco probable que tales políticas permitan a los países acercarse nuevamente a tasas de fertilidad de reemplazo.

También sería prudente considerar cómo se puede adaptar la política general a un “futuro de baja fertilidad”. Cualquier aumento en las tasas de fertilidad actuales sólo se traduciría en una mayor población en edad de trabajar dentro de 20 años. Una política de este tipo –que va más allá de la política familiar y del alcance de este capítulo– podría implicar la inmigración, la incorporación de más grupos su representados a la fuerza laboral y la adopción de medidas para mejorar su productividad a fin de aliviar las implicaciones económicas y fiscales de una fuerza laboral potencialmente menguante.

14