enero 29, 2022

Es la hora de la chairiza, opinión de @hugonzalez0

https://www.contrareplica.mx/autor-188-HugoGonzalez

Me da mucho gusto que varios de mis contactos, algunos solo conocidos y otros amigos; se hayan decidido a manifestar sus ideas políticas. Me parece plausible que cada uno de nosotros expresemos nuestras opiniones y que cada día más personas se involucren en la vida pública.

Me siento muy contento porque cada vez se atreven más a defender la naciente democracia del país. Espero que para sus intereses no sea demasiado tarde. Si hubieran sido más activos políticamente desde hace décadas tal vez ahora no estarían luchando contra lo que ahora padecen: el gobierno de la 4T

Lo único malo es que algunos creen que su opinión es la única o la más valiosa. Creen que lo dicho por quienes no piensan como ellos es una estupidez. Incluso he escuchado a ciertas personas que se consideran intelectual o económicamente superiores a quienes, como este servidor; creemos en la propuesta de cambio de mi cabecita de algodón, el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Creen que, por ser más gritones, intensos o jugar para la porra más gritona; son más listos o están en lo correcto. Siento decirles que no son más o menos que nosotros los chairos, son distintos. Respeto que no crean en el Presidente, pero también pido respeto para quienes creemos que vamos por el camino correcto.

Se respetan sus opiniones políticas, pero me cuesta trabajo tolerar a quienes lanzan insultos, calificativos, prejuicios sobre la gente que no piensa como ellos. En ese sentido les sugiero que sean cuidadosos con sus opiniones no solicitadas, pues varias veces he visto la cara de plátano que hacen las personas que, sin saber que soy súper chairo; lanzan insultos contra “todos esos pendejos que apoyan al PejeDios”, por decir lo más suave.

Pero los entiendo y los compadezco pues la constante que encuentro en muchos de ellos es una información sesgada y deficiente. Se creen todo lo que obtienen de los medios tradicionales y hasta le dan crédito a lo que se miran en las redes sociales. Algunos lo hacen de manera silvestre, sin darse cuenta, inocentemente. Otros reaccionan así porque se ha cimbrado su modo de vida que, generalmente; no es muy ejemplar que digamos. Muchos estaban acostumbrados a un México basado en la corrupción, el moche, la transa, la impudicia.

Yo no puedo presumirme como inmaculado e impoluto, pero si en algún momento he tocado las puertas del infierno, ha sido sin comprometer mis principios. No acostumbro a mentir, solamente a callar. A mí me respetan no tanto por lo que digo, más bien por lo que callo.

Por eso reconozco que todavía hay muchas fallas y desaciertos en el gobierno de la 4T, sin embargo; no todo es culpa de mi cabecita de algodón. Una cosa es el presidente, otra es el gobierno, una más es el partido Morena y otra muy distinta es el movimiento.

En mi consideración el presidente es un verdadero líder histórico, una de las personas mejor intencionadas que ha habido en la historia política del país. Se que muchos de los que ahora están leyendo me insultan o se ríen; pero yo no tengo ninguna duda de que el Presidente López Obrador será uno de los más queridos en la historia. Pero nuevamente los entiendo porque ya lo viví, ya sé lo que se siente. Por décadas estuve del lado de quienes no creían en el presidente y vivíamos encabronados por sus malas decisiones. Hoy es al revés y creo que debemos respetarnos.

Pero también reconozco que en el gobierno federal subsisten malandrines que, se resisten al cambio e incluso sabotean las directrices de mi Pejecito. También veo que muchos colaboradores del gobierno no están capacitados o simplemente son unos chambistas sin vocación.

Del partido Morena (que en el futuro evolucionará al Movimiento Obradorista de Reconstrucción Nacional) solo puedo manifestar mi escepticismo. En ese partido abundan los arribistas, los trepadores, los traicioneros, los transas y corruptos.

Sin embargo, debemos entender que, en las luchas para cambiar de régimen, se hace política con lo que se tiene y no con lo que se quiere. Las experiencias de transformaciones parecidas como la Revolución Mexicana y la Rusa, incluso en la Guerra de Independencia; distintos grupos políticos e intereses económicos que en ocasiones fueron antagonistas, concurrieron en un movimiento masivo con un objetivo mayúsculo; terminar con un régimen. Pronto las lacras comenzarán a desgranarse y Morena debe poner atención para no permitir la contaminación del partido y repetir los viejos vicios priistas o perredistas.

Pero lo más auténtico, el corazón del cambio, lo que realmente vale la pena y hay que defender con el alma, es el movimiento que se gestó desde 2006. El triunfo de 2018 y el amor de muchos mexicanos por mi cabecita de algodón no fue obra de una elección; fue fruto de un trabajo que muchos encabezamos desde hace años. Fue la canalización de nuestras energías y nuestras ganas por cambiar al país por la vía pacífica. Lo estamos haciendo y debemos resistir, aguantar y tolerar.

Nosotros llevamos a Andrés Manuel al gobierno en 2018 y nosotros somos quienes lo defenderemos el próximo 6 de junio. Es hora de refrendar el apoyo al Presidente, es momento de gritar otra vez “basta” y demostrar que no nos equivocamos con el cambio. Es hora de decirle a quienes no están de acuerdo que la mayoría la manda y la mayoría seguimos siendo los Obradoristas, es momento de salir a ganar otra vez, es la hora de la chairiza. ¡Sonríe, Ya Ganamos!

________________________________________________________________________________

Por aquí puedes ver otros comentarios, grillas y hasta descargas emocionales de este rollero. No dudes en pasar a leer, haznos el favor, tira el paro, echa el guante, ayúdanos. https://tecnoempresa.mx/index.php/category/opinion/hugo/

Escúchanos y léenos también en https://www.facebook.com/tecnoempresa/ o si también puedes darte una vuelta por https://www.facebook.com/Ncuarenta


close