in , , , ,

¿Pagar más por dispositivos de almacenamiento? la opinión de @hugogonzalez1

Tal vez tu no lo sepas, pero desde abril pasado, el presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados, nuestro sorprendente dipu-table Sergio Mayer Bretón; presentó la “Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se Reforman y Adicionan Diversas Disposiciones de la Ley Federal del Derecho de Autor en Materia de Remuneración Compensatoria por Concepto de Copia Privada”.

La iniciativa no hizo olas hasta hace unos días cuando la discusión de esta iniciativa se incluyó en el orden del día de la citada comisión. Estaba como una de las siete iniciativas que se discutirían y hasta el momento no supe qué pasó con la sesión. Eso es lo de menos. Lo importante es que desde esta semana se nos dejó venir una campaña de advertencias y rechazos a la iniciativa.

Al principio, tal vez influido por la opinión de varios de Mis Amigos Chismosos (MACH) que regularmente son acertados en sus críticas; también pensé que se trataba de una ocurrencia y una mala idea proponer un «impuesto» sobre los dispositivos de almacenamiento, reproducción y duplicacion de obras audivisuales. Así me la estaban vendiendo, incluso me vendieron la idea de que se estaría afectando la conectividad y el acceso a contenidos.

Pero como desde hace mucho tiempo ya aprendí a desconfiar hasta de lo que pienso; mejor busqué, leí y analicé la iniciativa de marras y la verdad; ya no me parece tan descabellada, ni una ocurrencia. Sospechaba que tenía deficiencias o que se había malinterprestado y por eso la leí toda. Lo que me encontré fue una bien intencionada solución para que, finalmente; los creadores de obras literarias y audiovisuales reciban una compensación por su trabajo.

Entiendo que políticamente (y más por la manera en la cual se está atacando) esta iniciativa no es correcta y que por lo mismo, será difícil que pase; pero creo que vale la pena el esfuerzo para acostumbrarnos a retribuir, compensar o apoyar a quienes nos alegran el espíritu y la mente con sus obras. Si tienes tiempo y ganas, te invito a leer todo mi choro que intenta aclarar lo que, de manera mañosa (aunque razonable) nos quieren convencer.

¿Es un nuevo impuesto?

No. Se trata de un mecanismo mediante el cual los importadores, fabricantes, o comercializadores de este tipo de dispositivos; deberán recaudar, apartar, separar, sumar o restar una parte del precio final, para depositarlo en una bolsa que servirá para compensar a los creadores que podrían verse afectados por el mal uso que se le dé a estas tecnologías. Se que las empresas no son almas de la caridad ni son tan solidarias con el usuario final y seguramente le pasarán el costo a quien compre esos dispostivos.

¿Se van a encarecer los smartphones, tablets, pantallas o consolas de juego?

En otros países más solidarios y con empresas responsables, no han encarecido estos productos, incluso; son más baratos. Técnicamente no deberían ser más caros pero como estamos acostumbrados a aventarle a otros la bronca; se espera que se encarezcan.

¿Afecta la conectividad?

Falso. Al contrario, fomentaría el uso de plataformas de streamming y servicios de suscripción por internet. Aceptando, sin conceder; que los dispositivos se encarezcan tanto que los pobrecitos mexicanos no los podremos comprar; crecerían los usuarios de plataformas de streamming pues serían más atractivas que los «encarecidos dispositivos». Por ejemplo, desde hace muchos años ya no usamos las memorias USB para guardar música o videos, todo lo hacemos por stream y, por ejemplo; existen rentables servicios de suscripción que ofrecen descarga de contenidos excepcionales cuyo costo vale lo que cobran por año. Yo pago por suscripciones a servicios de reproducción y descarga de archivos audiovisuales vía internet y tiene muuuuuuucho que no grabo nada en ningún dispositivo.

¿Solo ganan los creadores?

Amigos, no se den un balazo en el pie. Muchos somos creadores o lo seremos. No somos el Buki, Pérez Reverte, Bad Bunny, Pedro Valtierra o González Iñarritu; pero en algún momento crearemos algunas canciones, fotos, libros, videos que serían dignos de recibir una compensación, gratificación, limosna, ayuda o lo que sea. Muchos no estarán de acuerdo con mi mercantilismo, pero ¿a poco no estaría chido recibir un apapacho monetario de quienes alimenten su alma, su espirítu y mente con algo de tu creación? ¿A poco no le regalarías un café a ese músico que te hizo bailar con una canción; al cantante que te hizo chillar en una peda, al fotógrafo que te despertó el interés por un lugar, un ave, un deporte; al escritor que llevó a vivir en tu mente una situación o un lugar desconocido? Insisto, tal vez en un momento serás un creador y lo agradecerás.

¿Solo es mas plata para el gobierno?

Algunos piensan que este costo adicional significaría una bolsa de entre 4 mil y 6 mil millones de pesos anuales. Eso equivale al monto destinado a la mejora de la infraestructura hospitalaria del IMSS en un año, el monto de la reciente deuda contratada por el gobernador de Jalisco Enrique Alfaro o las pérdidas de Pemex al día durante el primer trimestre de este año. Suena a un chingo de dinero para el gobierno, pero si eso lo repartimos entre productores, intérpretes, ejecutantes, autores literarios, autores musicales, directores, realizadores, escenografos, pintores, escultores, fotógrafos, dibujantes, escultores, escritores, editores, artistas plásticos, historietistas caricaturistas; la suma parece muy limitada. Solamente la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) resgitraba hasta hace unos meses 30 mil agremiados.

Si bien falta precisión sobre quién, cómo y cuándo administrará esa lana para que no se pierda en el presupuesto de alguna dependencia, lo que sí es claro es que la remuneración compensatoria se hará efectiva a través de las sociedades de gestión colectiva debidamente autorizadas por el Indautor. Estas sociedades son la Sociedad General de Escritores de México; Sociedad de Autores y Compositores de México; Sociedad Mexicana de Autores de las Artes Plásticas; Sociedad Mexicana de Productores de Fonogramas, Videogramas y Multimedia; el Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor y la Asociación Nacional de Intérpretes.

¿Por qué cobrar a estos dispositivos y no a las plataformas?

Casi todas plataformas ya pagan una parte de las compensaciones a los creadores, falta ir por otras; sin embargo, enfocarse en estos dispositivos, es la manera más simple y rápida de compensar a los creadores pues pese a que hace años «los titulares de los derechos patrimoniales de autor y de los derechos conexos podrán exigir una remuneración compensatoria por la realización de cualquier copia o reproducción hecha sin su autorización»; nunca se aclaró quién tiene la obligación de pagarlo. Los intermediarios decían que los usuarios deberían pagar y los usuarios que los intermediarios. El chiste era hacerse guaje. No estamos acostumbrados a pagar por la «mente de obra».

Lo mejor, ¿cúanto nos van a encarecer los dispostivos?

Al principio yo pensaba que nos querían sacar una lana, me enojé y dije: ¡qué cabrones! Después supe de que tamaño era la sangría para mis dañados bolsillos y me dio pena. Aquí te pongo la millonada que tendrás que pagar extra por usar esos dispositivos.

Las cantidades casi son simbólicas para los usuarios finales. No puedo entender cómo protestan por pagar 150 pesos más por un poderoso smartphone de 128 GB de memoria cuya precio oscila entre 20 y 25 mil pesos, pero no se quejan de que te cobran aparte el cargador o los audifonos. No entiendo cómo la gente podría dejar de comprar una PC con más de 750 GB si le cuesta 190 pesos más. Me resulta difícil entender que prefieran no pagar una compensación tan pequeña a los creadores y no les pese gastar esa misma cantidad en dos six de chelas, o 3 caguamas o dos cafés de Starbucks.

Entiendo y comprendo que las empresas que ganan dinero con estos dispositivos defiendan sus intereses, pero como creador y familiar de creadores que nunca se han visto compensados por el uso y gozo de sus obras (eso es tema de otra columna); creo que debo ser congruente y apoyar este intento (no de cobrar o encarecer los dispositivos) de apoyar aunque sea simbólicamente a los creadores. ¿A poco no les invitarías un café?

Report

What do you think?

Written by Hugo González

Periodista especializado en Negocios y tecnologías de la información. Colaborador de Adriana Pérez Cañedo en NRM comunicaciones y de Eduardo Ruiz-Healy en Radio Formula, Columnista en el diario ContraReplica e integrante de la Barra de Opinión de TV Azteca ADN40. Fue columnista, editor de Negocios y comentarista de TV en Grupo Milenio. También fue columnista y analista en El Heraldo Media Group y en Reaktor del Grupo IMER. Comunicólogo tecnoruco y businnessrocker solidario, de mente fría pero apasionado por la creatividad. Le va al América y le encanta el albur y el doble sentido. Chairo de corazón y respetuoso de opiniones diversas. Amante de México y sus mexicanos chidos.

Servidores Públicos Respaldan Iniciativa Presidencial Sobre Outsourcing

Nuevo espacio para probar vehículos autónomos