Compartir

Tras el Decreto Presidencial que prohíbe la importación de cigarros electrónicos y calentadores de tabaco, la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), vislumbra un panorama que fomentará el contrabando de cigarros electrónicos y calentadores de tabaco, así como su venta y comercialización en mercado informal.

La prohibición que genera este decreto, constituye una amenaza mayor a la salud de los consumidores de estos productos ya que los obligará a dirigir su consumo al comercio informal.

Desde 2011 ANPEC forma parte de un movimiento plural con distintos sectores económicos: “Juntos Contra la Ilegalidad”, el cual lucha contra el contrabando, la piratería y el comercio ilícito, desarrollando un conjunto de acciones encaminadas a colocar al centro de la agenda del sector público, privado y social el combate a este flagelo tan perjudicial para México.

A la fecha, gran parte de la comercialización de estos dispositivos recae en el pequeño comercio local, lo que significa un área de oportunidad de negocio para fortalecer el sustento de nuestras familias. Por lo que esta prohibición nos afecta y a quien fortalecerá será al mercado negro.

Ante este panorama, ANPEC lanza un llamado para abrir un diálogo social informado que involucre a todos; académicos, formadores de opinión, agentes económicos, consumidores, autoridades y comerciantes para buscar un marco regulatorio apropiado para la importación, comercialización y distribución de cigarros electrónicos en México, que responda a la demanda de mercado y la sitúe en el comercio legal.

No hay comentarios

Dejar una respuesta