Doctor Ramón Neme y columna de columnas; mi opinión de viernes

Doctor Ramón Neme y columna de columnas; mi opinión de viernes

marzo 11, 2022 Desactivado Por Hugo González

Como este espacio (columna) es mío, porque nadie lo patrocina y porque tecnoempresa paga el hosting y el dominio, no me importa escribir lisonjas. No me importa que me acusen de cromasables y me importa un bolillo si me acusan de querer quedar bien con Ramón Neme. No me importa.

No puedo decir que el empresario y promotor Ramón Neme es mi amigo, pero creo que hay aprecio y respeto mutuo. Por eso, me da mucho gusto que la Universidad de Guadalajara haya decidido darle el doctorado Honoris Causa a Ramón

Este este viernes se celebrará una Solemne Ceremonia para otorgar el Doctorado Honoris Causa al Ramón Neme Sastré; quien actualmente se desempeña como presidente de Medingenium; y presidente del Consejo Consultivo de Centrum, Promotora Internacional S.A. de C.V. Además, este hombre también preside la Asociación “Empresarios por México” A. C. y representa al sector empresarial en el Consejo Consultivo del Deporte de la Ciudad de México, dicen que hasta se desempeña como papá amoroso y esposo lavatrastes. ¿Será?

El Rector de la Universidad Autónoma de Guadalajara, Lic. Antonio Leaño Reyes y el Honorable Claustro convocaron a un solemne acto académico en Zapopan, Jalisco, para conferir el grado de Doctor Honoris Causa a Ramón Neme Satré, quien ha dedicado su vida social a la misión permanente de promover al micro y mediano empresario, la educación y el deporte.

Este grado también ha sido otorgado a otras personalidades destacadas como el empresario Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas; el Dr. José Ángel Córdova Villalobos, ex secretario de salud; o Juan Domingo Beckmann, director de Casa Cuervo.

Neme Sastré realizó cursos en Suiza y Harvard. Entre sus actividades docentes destacan trabajos en la UNAM y en la Ibero. Asimismo, se desempeñó como abogado corporativo y director de tiendas y farmacias del ISSSTE. Fue presidente de Promoción y Asesoría Jurídica, Vicepresidente Corporativo de Genomma Lab y presidente de la Fundación Genomma Lab, periodo en el cual se entregaron apoyos sociales a grupos vulnerables y grupos sociales de la República Mexicana.

Como presidente del Patronato del Hospital General, realizó la construcción de un albergue para familiares de pacientes foráneos; la construcción del área de Oncología, la construcción de la Clínica y Unidad de Obesidad Infantil y muchas obras más en apoyo a los pacientes. En el tema deportivo, es actualmente Patrono del Club Pumas A.C. y presidente del equipo Pumas Tabasco de la Liga de Expansión. Participa en algunos consejos educativos a nivel mundial, es consejero permanente de Eaglebrook School en Deerfield, Massachusetts, así como en el Colegio Junípero de la Ciudad de México.

Insisto, no creo tener el privilegio de ser su amigo; pero si debo reconocer que siempre he tenido buen trato y cortesía de su parte; por ello, muchas felicidades a Ramón Neme. Te lo ganaste y te lo mereces Ramón. Abrazo.

Columna de columnas

Realmente me parece lamentable y triste el papel que está jugando la prensa en México y en el mundo. La disrupción de los medios alternativos y de las redes sociales ha puesto en crisis a los medios tradicionales. Tanto su modelo de negocios, como su modelo de comunicación se vieron resquebrajados, desmantelados, encuerados. No se trata de la crisis provocada por el actual gobierno federal, es una crisis de formación (y deformación) de cuadros, de personal, de talento, de periodistas.

Antaño, los medios de comunicación en México teníamos dos fuentes de financiamiento; las contadas empresas privadas que veían a los medios como la única forma de difusión; y el gobierno en todos sus niveles; federal, estatal y pocas veces municipal. Hoy, una de esas fuentes de financiamiento está agotada o muy menguada. Los presupuestos federales ya no alcanzan para mantener cientos de familias de periodistas y de empresarios de medios. Ahora, la iniciativa privada es la que más financia, de manera directa o indirecta; a los medios de comunicación.

Y no estaría mal, siempre y cuando su propósito solo fuera publicitario y no político. Hoy, las empresas que pagan a los medios y a los periodistas lo hacen para buscar un beneficio político-empresarial. No invierten en medios para difusión o publicidad comercial, lo hacen como propaganda política.

Eso duele porque, aprovechándose de las malas condiciones laborales y la necesidad; muchos periodistas son explotados por sus medios o son corrompido por la IP a cambio de un salario adicional. Por eso, los medios están en crisis, por eso no vemos información de valor, por eso no hay mentes, tiempo y talento suficiente para desglosar lo que realmente nos afecta.

Me da pena ver que muchos representantes de la prensa “especializada” no alcanzan a ver y menos a explicar lo que está pasando en el mundo en materia económica y financiera. No me refiero a los colegas reporteros que sobreviven haciendo notas como si hicieran tamales; de dulce, chile y manteca. Me apena leer a toda esa “casta divina” de vacas sagradas del periodismo financiero que se clavan en su agenda personal o se limitan a cumplir con unas inconfesables pautas publicitarias enmascaradas.

Salvo contados casos como el del maestro Enrique Quintana en Reforma, de mi estimado (aunque no sea recíproco) Luis Miguel González en El Economista o a veces el respetable (es en serio) periodista más fifí, Carlos Mota, en El Heraldo; pocas veces leemos textos que puedan dar luz sobre lo que está a punto de pasar; si no se detiene la tercera guerra mundial (económica) que ya empezó con el conflicto armado entre Rusia y Ucrania.

Para la mayoría de los opinadores es más importante la grilla empresarial, las filtraciones patrocinadas de abogados lobistas, sus revoluciones personales o su función de correveydile de los verdaderos machuchones. La información sobre los desbalances económicos mundiales no ha sido “analizado” por las “grandes plumas” del periodismo financiero nacional.

Incluso, en mis sueños (pachecos tal vez) de hace unas noches, una idea me rondaba como mosquito en la cabeza: hacer una columna de columnas. Sé que este ejercicio de crítica y autocrítica para todos los periodistas me provocaría rechazos, bloqueos y hasta agresiones; por eso, si me hiciste el favor de leerme; me aprovecho y te pido tu apoyo para que me digas si es buena idea hacer esta columna de columnas.

El objetivo es evidenciar, sin nombres y sin referencias directas; cuáles son los errores, las motivaciones y hasta los patrocinios; de los temas que algunos colegas tocan en sus columnas. Conozco como se maneja este mundillo y creo que podría ayudarte a entender de que lado mascan algunas iguanas.

Si quieres ayudarme, ponme un like en los comentarios de acá abajo, donde están los emojis; para saber si debo hacerlo o no. Si nadie reacciona entenderé que a nadie le importa, pero si veo una tímida respuesta, hare un nuevo llamado y te daré un ejemplo de cómo sería mi columna de columnas. Obviamente, si hay buena respuesta, atenderé el clamor de las mayorías.

¿Cómo ves, me ayudas?

Aclaración

Si crees que al dejar tu reacción con un emoji se podrá saber tu identidad o te va a caer la maldición de 20 mil virus informáticos, no te preocupes, no pasa nada malo. Si le das click aca abajito, donde están los emojis, solamente te pedirá elegir tu emoji y no sabremos quien eres ni de donde vienes ni en que lugar se enamoró de ti… con confianza


*La información se presenta únicamente con fines editoriales y de interés público; no tiene ningún objetivo comercial o de propaganda.

Por aquí puedes ver otros comentarios, grillas y hasta descargas emocionales de este rollero. No dudes en pasar a leer, haznos el favor, tira el paro, echa el guante, ayúdanos. https://tecnoempresa.mx/index.php/category/opinion/hugo/

Escúchanos y léenos también en https://www.facebook.com/tecnoempresa/ o si también puedes darte una vuelta por https://www.facebook.com/Ncuarenta. Allí podrás tener más información y comentarios que se nos escapan en esta vitrina tecnoempresaria.

140

2