Reforma Eléctrica Daña Planta Automotriz e Incumple Acuerdos Comerciales, AMIA

Reforma Eléctrica Daña Planta Automotriz e Incumple Acuerdos Comerciales, AMIA

febrero 10, 2022 Desactivado Por Edgar Amigón Dominguez

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) se manifestó en contra de modificar la constitución para aprobar una nueva reforma eléctrica, ya que ello traerá efectos negativos para la industria y podría presentar obstáculos para el cumplimiento de acuerdos internacionales como el T-MEC y el de París.

Estimó que el sistema eléctrico nacional y su marco normativo tienen áreas de mejora que podrían solucionarse modificando la legislación secundaria.

Al intervenir en el foro 16 Transición energética soberana y litio como área estratégica, del Parlamento abierto que se lleva a cabo en la Cámara de Diputados, el presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, José Guillermo Zozaya Délano, expuso que las principales preocupaciones de las empresas afiliadas a AMIA en lo que concierne a la temática de este foro son las siguientes:

En cuanto a transmisión eléctrica soberana, en primer lugar, eliminar los certificados de energías limpias impediría a las empresas acreditar el uso de energías renovables, lo cual, a su vez repercutirá en el cumplimiento de las obligacio-país de los corporativos y las contribuciones-país en torno a los compromisos de descarbonización derivados de los acuerdos internacionales suscritos por México, como el acuerdo de París, la agenda 2030 y la COP26.

“La apuesta por energías menos limpias y más caras impactaría negativamente en la competitividad de México, lo cual podría incentivar inversiones futuras y redirigirlas a otros países. Por otro lado, al no promover energías renovables, nuestras exportaciones podrían estar sujetas a represalias como impuestos al carbono, a manufacturas, haciendo menos atractivo a México como destino de inversiones y afectando la generación también de empleos”, señaló.

Señaló que la industria automotriz lucha contra el cambio climático desde dos vertientes. Primero, la reducción de gases contaminantes de efecto invernadero de los vehículos, el compromiso de las empresas apunta a producir cada vez más vehículos híbridos y eléctricos. De hecho, la mayoría ha puesto metas entre 2035 y 2050 de que la mayor parte de su producción sea para vehículos eléctricos y para optimizar este cambio es necesario impulsar la transición hacia las energías limpias.

Segundo, la neutralidad del carbono en el proceso de producción de los vehículos y sus componentes. Las empresas que pueden acreditar el uso de energías limpias en su producción contribuirán más a los compromisos globales tanto de las empresas como de los países.

Respecto al esquema de generación de electricidad propuesto, en el que la Comisión Federal de Electricidad generará por lo menos un 54 por ciento de ésta y las empresas privadas el porcentaje restante, “vemos con preocupación que no exista la disponibilidad de financiamiento, infraestructura y generación de energía limpia para cumplir con la capacidad que será demandada en el futuro cercano, tanto por la inercia económica existente como por los compromisos planteados con anterioridad”.

Al referirse a la generación de energías, José Zozaya, dijo en la reunión que de enero a septiembre del 2021 se produjeron 248.8 terawatts/hora, de los cuales la Comisión Federal de Electricidad generó 98.6 terawatts/hora (40 por ciento); y los privados, 146 terawatts/hora (60 por ciento). Por lo tanto, ¿cómo desarrollará la Comisión Federal de Electricidad la capacidad adicional, equivalente al 14 por ciento, para alcanzar el 54 por ciento del total que establece esta reforma?

Añadió que considerando la capacidad limitada de fuentes renovables con las que cuenta la Comisión Federal de Electricidad, se estima que para alcanzar dicha proporción de la generación de electricidad se usarían combustibles fósiles, lo cual incrementaría el costo de la electricidad hasta en 31 por ciento.

En cuanto al litio, la reforma como ha sido presentada prevé no otorgar concesiones sobre el litio y otros minerales necesarios para migrar hacia energías renovables.

“El litio ha cobrado mayor relevancia recientemente por su uso para hacer baterías de almacenamiento de energía eléctrica, las cuales son una pieza importante en el proceso de producción de vehículos eléctricos. La fabricación es el siguiente polo importante para la industria, poco a poco las empresas fabricantes de autos ligeros pondrán sus vidas hacia el desarrollo de baterías. Nuestra principal preocupación de que la extracción de litio sea un monopolio del gobierno”, apuntó.

De acuerdo con José Zozaya, el sector automotriz en México genera más de 960 mil empleos directos, lo cual beneficia aproximadamente 3.5 millones de mexicanos. De manera indirecta además el alcance se amplía considerablemente pues demandamos insumos de 219 ramas de la economía, 83 por ciento del total, lo cual a su vez reditúa en casi 30 millones de empleos remunerados.

La industria automotriz representa el 3.6 por ciento del Producto Interno Bruto nacional, y tiene una participación del 22.4 por ciento en el empleo manufacturero y del 19.4 por ciento en el Producto Interno Bruto manufacturero.

Además, es el cuarto exportador de vehículos ligeros en el mundo, el séptimo productor de vehículos en el mundo y el primero en América Latina, el quinto exportador de autopartes en el mundo, el primer proveedor de los Estados Unidos y aproximadamente el 88 por ciento de los automóviles que producimos en México son para la exportación.

7