enero 22, 2022

Imagen de mohamed Hassan en Pixabay


El final del año es un momento extremadamente ocupado para el comercio; especialmente para las ventas minoristas en línea, debido a fechas de celebración como Navidad y Año Nuevo. Impulsadas por la pandemia por COVID-19, las ventas en línea se convirtieron en las favoritas del consumidor, lo cual favoreció su crecimiento. Por ello, los vendedores minoristas se preparan para un tráfico de dos a seis veces más alto comparado con un día normal. 

El Black Friday dio una muestra sobre qué se debe esperar para las últimas semanas del año. De acuerdo con cifras de Akamai Technologies, empresa global en ciberseguridad y entrega de contenido; en México, durante el Black Friday pasado hubo un aumento del 17% en el tráfico de compras online comparado con el Black Friday del 2020; un volumen 850% mayor que la media global observada por la compañía. 

Sin embargo, con el crecimiento de la demanda online; los consumidores se han visto afectados por el incremento de los robots utilizados en las compras por internet; causando que los inventarios se agoten más rápido y que los mismos productos puedan ser revendidos por un precio de dos a cuatro veces superior que su valor inicial. 

Pero, ¿qué son los bots? 

Por definición, un bot (abreviatura de robot) es un programa de software informático que opera como un agente de un individuo; un grupo de individuos; una organización o incluso negocios completos; y realiza tareas automatizadas y predeterminadas en internet, logrando realizar tareas simples y repetitivas mucho más rápido que un humano. En teoría, no deberían suponer un riesgo para los usuarios regulares, pero éstos han sido usados por criminales cibernéticos de una forma maliciosa y abusiva. 

Imagen de Manfred Steger en Pixabay

Los bots pueden representar del 40% al 60% del total de tráfico web de una compañía, por lo que es importante pensar para qué están ahí; qué están haciendo y cómo están impactando las estrategias online de las marcas. Lo que los criminales cibernéticos hacen es básicamente buscar productos con alta demanda; entender cómo es el proceso de compra, y desarrollar un bot para realizar compras automatizadas. En general, buscan personas interesadas en ese producto o segmento y le ofrecen un bot para realizar la compra. Los consumidores compran el bot y dos productos, y en este sentido, posteriormente; pueden vender uno de los productos y recuperar la cantidad invertida en comprar el bot.

El uso de bots creció y se diversificó durante la pandemia, adaptándose rápidamente a las brechas del mercado. Este aumento se ve evidenciado en la alta demanda de la línea de soluciones cibernéticas construidas especialmente para bots; las cuales están creciendo 40% al año, haciéndolas una de las mayores áreas de crecimiento en ciberseguridad, de acuerdo con Akamai. 

¿Cómo los bots afectan las compras? 

Probablemente, muchas personas han tenido ya la experiencia de esperar por el lanzamiento de un producto y tan pronto como la compañía libera la venta del producto en su sitio web; el inventario se agota casi de inmediato. Esto muchas veces puede ocurrir por culpa de los bots, quienes al final afectan la experiencia del usuario. Como si fueran comerciantes virtuales, los bots buscan ofertas y productos limitados; y, de manera automática, logran captar grandes cantidades de productos, agotando las existencias en minutos.

Esa práctica hace que las personas no sean capaces de comprar los productos a sus precios originales; porque es humanamente imposible completar una compra a la misma velocidad que un robot. Un bot puede tardar hasta 3 segundos en completar un proceso de compra. En otras palabras, no hay manera de competir contra ellos. 

El gran problema de esta práctica, además de comprometer los sitios web debido al alto tráfico, puede también cambiar el precio de un producto en el mercado; tan pronto como el inventario se agota, el producto es lanzado nuevamente, pero en otros sitios; con un costo más alto que el inicial en el mercado. 

Es por ello que, con la proliferación de de los bots y revendedores en los años recientes; las compañías de e-commerce han recurrido a soluciones empresariales de ciberseguridad de vanguardia para protegerse. A lo que los bots se enfrentan en estas soluciones son herramientas de aprendizaje automático. Lo que están haciendo hasta cierto punto como bot, es mentir. La cuestión es poder identificar la mentira en lo que está pasando. 

A pesar de que todavía no existen normas que prohíben directamente el uso de los bots con este propósito, no se recomienda su uso; ya que esto viola los términos de servicio de la tienda y el vendedor puede restringir la cuenta del usuario. Por tanto, para intentar garantizar la compra; lo ideal para el consumidor es crear una cuenta en la tienda donde éste quiera realizarla, y programar una alerta de nuevos inventarios.


Para conocer más noticias sobre tecnología, negocios, política u otros temas de tu interés, visita este enlace

Escúchanos y léenos también en https://www.facebook.com/tecnoempresa/ 


close