enero 28, 2022

¿Qué es un satélite artificial?


Airbus Defence and Space comparte información sobre cómo es un satélite artificial en órbita.

Funciones

Los satélites son uno de los principales ejemplos del continuo avance de la tecnología y la investigación científica. Estos aparatos tienen varias funciones: como captar las ondas eléctricas de las estaciones de televisión, medir a distancia la disponibilidad de recursos terrestres, predecir lluvias y fenómenos climáticos, enviar fotos exclusivas del espacio, entre otras posibilidades que siguen aumentando.

La construcción de un satélite puede llevar de 2 a 4 años. Los satélites científicos que viajan más allá de la órbita terrestre pueden tardar el doble, entre 8 y 10 años; debido a la complejidad de sus misiones y a la tecnología necesaria para conseguir los resultados deseados durante su desarrollo.

Satélites pequeños

En Airbus, los satélites más pequeños que se construyen pesan entre 100 y 120 kg; solo por mencionar un ejemplo, Envisat, desarrollado por Airbus, es el mayor satélite civil de observación de la Tierra del mundo, con 8,200 kg.

Ahora bien, es habitual observar que muchos satélites están envueltos en una especie de “manta dorada”. Esto se debe a que, una vez lanzados al espacio, están a merced de sufrir los efectos de la exposición a partículas como rayos gamma, electrones y, especialmente, las altas temperaturas que emite la radiación solar.

El color dorado, por otra parte, se justifica por su fuerte propiedad reflectante, aunque hay mantas térmicas negras que se utilizan en satélites de cámaras o telescopios.

Vida útil

La vida útil de los satélites artificiales, en promedio, está fijada entre 3 y 7 años. Las habilidades de quienes los operan pueden dar años adicionales a la misión. En el caso de la mayoría de los satélites cuyos propulsores dejan de funcionar, el destino más probable es ser atraídos por la gravedad de la Tierra y prenderse en llamas al volver a entrar en la atmósfera. Sin embargo, cuanto más lejos estén de nuestro planeta azul, más tardarán en alcanzar la capa gaseosa de la Tierra, lo que puede llevar años.

Con esto en cuenta, Airbus está desarrollando actualmente diferentes tecnologías para facilitar la eliminación de los viejos desechos olvidados en órbita, colocándolos rápidamente en la atmósfera para ser quemados.

Al fin y al cabo, los satélites y los humanos no son tan diferentes. Ambos atraviesan un ciclo de vida y muerte, lleno de objetivos, misiones, logros y grandes hazañas, siempre luchando por mantenerse en órbita sin despegar los pies del suelo (o del espacio).

Para conocer más información sobre satélites consulta este link.

Síguenos en redes sociales https://www.facebook.com/tecnoempresa


close