in , , , , ,

La lucha por el IFT; mi columna en ContraRéplica


Complicidades e incapacidades, la lucha por el IFT

Si alguien todavía piensa que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) es un inmaculado órgano autónomo, eminentemente técnico; alejado de la grilla política y empresarial; está en un error.

No niego que su trabajo como promotor y divulgador de las telecomunicaciones en México es bueno, sin embargo; su desempeño como autoridad reguladora del sector está en entredicho. El IFT se encuentra infectado de intereses políticos y empresariales; cuyo principal síntoma es la abultada, enquistada y parasitaria burocracia.

La grilla intestina que vive el IFT amenaza con convertirse en un cáncer que, si no da signos de recuperación; estaría en fase terminal. Un ejemplo es el pleito que innecesariamente abrieron los comisionados con el presidente del regulador y que finalmente solamente ahondó la descomposición de las relaciones internas. El fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para restituir las facultades al presidente del organismo Adolfo Cuevas, son el principio de la cura o de una eutanasia para el bien morir.

No soy porrista del comisionado Cuevas, ni de los otros cinco comisionados que desconocieron las facultades de su presidente y en octubre de 2020 se auto arrogaron el derecho de nombrar funcionarios del IFT; sin embargo, creo que podemos estar ante un borrón y cuenta nueva o en el principio del fin de la burocracia que cobra en el instituto, por mera complicidad.

Y aquí viene el penoso caso del ex director general de Supervisión y Verificación de Regulación Asimétrica del IFT, Alejandro Hernández Mexia. Antes que nada, si alguien conoce al hoy presunto acosador sexual y laboral, dígale que este chorero tecleador tiene la mejor intención de conocer su versión de los hechos. Sospecho que solo es un capítulo de la lucha interna por el control del IFT.

Con todo el respeto y solidaridad que me merece la denuncia y lucha de las mujeres del instituto que se sienten agredidas; pongo atención a otras revelaciones que me llegan en torno al deficiente trabajo de este funcionario y que tienen relación con la regulación del Agente Económico Preponderante en Telecomunicaciones (AEPT).

Entre las obligaciones que Hernández Mexia tenía en el IFT era revisar y verificar si el AEPT había complido con la regulación asimétrica impuesta. Para ello, el regulador tenía que contratar un auditor externo pues no podía hacerse de manera interna. Resulta que se contrató al auditor, pero el funcionario del IFT nunca le pidió ningún trabajo, ni le dio elementos para iniciar la revisión. El contrato se firmó en febrero de este año y hasta que se el pido la renuncia por su bochornoso problema (septiembre); comenzó a operar la revisión del AEPT.

Es posible que el funcionario defenestrado sólo sea una pieza del tablero de ajedrez donde los poderosos intereses quitan y ponen peones, alfiles, incluso sustitutos; para hacerse de la vista gorda o frenar procesos regulatorios vitales para el sector.


Por aquí puedes ver otros comentarios, grillas y hasta descargas emocionales de este rollero. No dudes en pasar a leer, haznos el favor, tira el paro, echa el guante, ayúdanos. https://tecnoempresa.mx/index.php/category/opinion/hugo/

Para los medios alternativos e independientes como este, la posibilidad de que nos regales una recomendación, que votes, que interactúes o comentes; son vitales para que las maquinitas de la automatización vean nuestro contenido.

Escúchanos y léenos también en https://www.facebook.com/tecnoempresa/ o si también puedes darte una vuelta por https://www.facebook.com/Ncuarenta. Allí podrás tener más información y comentarios que se nos escapan en esta vitrina tecnoempresaria.


Repórtalo

¿Cuál es tu voto?

Escrito por Hugo González

Periodista especializado en Negocios y tecnologías de la información. Colaborador de Adriana Pérez Cañedo en NRM comunicaciones y de Eduardo Ruiz-Healy en Radio Formula, Columnista en el diario ContraReplica e integrante de la Barra de Opinión de TV Azteca ADN40. Fue columnista, editor de Negocios y comentarista de TV en Grupo Milenio. También fue columnista y analista en El Heraldo Media Group y en Reaktor del Grupo IMER. Comunicólogo tecnoruco y businnessrocker solidario, de mente fría pero apasionado por la creatividad. Le va al América y le encanta el albur y el doble sentido. Chairo de corazón y respetuoso de opiniones diversas. Amante de México y sus mexicanos chidos.

n 4.0 131 Los echos de Amazon y comidillas del sector

Infonavit: RIP para los coyotes vivienderos; por Guadalupe Romero