Créditos, ¿solo puedes porque quieres?; por @lupitaromero

Créditos, ¿solo puedes porque quieres?; por @lupitaromero

julio 14, 2021 Desactivado Por Redacción Tecnoempresa

Créditos, ¿solo puedes porque quieres?

La pregunta en estos días es sobre lo bueno o malo de aceptar o conservar una tarjeta de crédito. La reactivación, aún en tiempos de pandemia, y el llamado a producir y consumir para levantar le economía de cada uno y de todos, también ilumina los aparadores de las ofertas de créditos.

A la par, los vivales, aquellos que ofrecen “sacarte del buró de crédito”, entidad que recolecta los datos que te hacen persona usuaria de un crédito, desde una tarjeta departamental hasta un préstamo empresarial.

¡Imposible! Todos los que hemos recurrido a un financiamiento estamos y estaremos en ese histórico, para bien o para mal, pero ahí se concentra nuestra información y comportamiento crediticio mientras nos movamos. Nadie te puede sacar el buró, ni limpiar archivo, eso es un fraude, cuidado.

Más datos que pueden salvar tu salud crediticia. Esta semana, en un artículo en el The New York Times, firmado por Ron Lieber y Tara Siegel Bernard, se recurre a explicaciones simples y reales que concluyen con lo que todos sabemos y pocos quieren reconocer: los créditos no son un regalo, no son recursos que se tengan, todo lo contrario es lo que no se tiene pero debes poder devolver luego de hacerte o acercarte un bien.

Ejercicios que salvan dudas

Lieber y Siegel piden suponer sobre la compra de una computadora portátil con un precio de 1,200 dólares con un crédito de tasa de interés del 16% a pagos de 48 dólares mensuales. “Tardarías más de seis años en pagarla y te costaría casi 500 dólares en intereses. Tu computadora de 1200 dólares acaba de convertirse en una de 1700”.

Y explican que el funcionamiento de las tarjetas de crédito es: los bancos emiten tarjetas, y también financieras globales como Visa, Mastercard y American Express; instituciones que administrarán de ahí en adelante los movimientos. “Cuando recibas una tarjeta, tendrá un límite de crédito, es decir, la cantidad máxima que el banco te prestará cada mes. Tienes que devolverlo íntegramente al final del ciclo de facturación de cada mes o puedes hacerlo a lo largo del tiempo con base en un pago mínimo”.

El pago mínimo no salda tu deuda, la aumenta porque deja correr los intereses y comisiones. Los totaleros son los que pagan lo que gastan, y gastan lo que saben que pueden pagar al corte sin dejar correr los costos del crédito.

“Hay varios tipos de tarjetas para elegir. Si ya tienes alguna deuda, debes centrarte en una sola cosa: encontrar una tarjeta con el menor tipo de interés posible. Si piensas pagar tu factura cada mes, puedes ampliar tu búsqueda a las distintas tarjetas que recompensan tus gastos. Algunas pueden ofrecer devoluciones en efectivo: por ejemplo 1% de cada dólar que gastes, o el 2% si son generosas.

“Otras tarjetas de recompensa se centran en los viajes, proporcionando un punto o una milla por cada dólar usado, que puede canjearse por vuelos o estancias en hoteles gratis. Estas tarjetas pueden ser muy restrictivas y sus reglas pueden cambiar, por lo que tendrás que descifrar la letra pequeña con cuidado para estar seguro de que vale la pena”, publicó The New York Times.

Esto aplica para México, y para tomar la decisión. ¿Es necesario tener más una tarjeta?, ¿tienes la que necesitas y puedes pagar?

Miau miau… veo un lindo CAT…

De otro artículo, distribuido por Citibanamex tomemos otras líneas, en este caso del especialista Juan Luis Ordaz, director de Educación Financiera del banco, para entender el costo de nuestras lustrosas y presumibles tarjetas de crédito, cuando no se han convertido en un problema de vida.

El costo anual total (CAT) es un indicador que permite comparar el costo de un producto financiero, que además de la tasa de interés, considera otros conceptos como comisiones, anualidad, seguros, entre otros… “Si contratas un crédito, puedes tomar como primera referencia el CAT que publican las instituciones financieras, generalmente aparece en la publicidad de los productos. Este Costo Anual Total es reportado con fines informativos y para su cálculo toman como base la tasa de interés promedio del producto.

Para Ordaz “conforme una persona tenga un mejor historial crediticio, las instituciones financieras suelen ofrecer mejores condiciones en sus productos, como puede ser tasas de interés más bajas y, por lo tanto, un CAT más bajo”.

Parece obvio, pero es también un gancho de la oferta crediticia… Entre mayor poder adquisitivo y de pago se tenga más te buscarán seducir con productos innecesarios.
¿Coleccionas tarjetas y problemas, o manejas las herramientas financieras a tu favor? Todo se puede con tu “black”, diría Javi Noble.


Escúchanos y léenos también en https://www.facebook.com/tecnoempresa/ o si también puedes darte una vuelta por https://www.facebook.com/Ncuarenta.

Sigue estas y más opiniones en: https://tecnoempresa.mx/index.php/category/opinion/

11