Susto Ejecutivo color chocolate desde BC; opinión de @lupitaromero

Susto Ejecutivo color chocolate desde BC; opinión de @lupitaromero

junio 30, 2021 Desactivado Por Guadalupe Romero

Susto Ejecutivo color chocolate desde BC

Reacción inmediata la que tuvo la industria automotriz luego de escuchar de boca del presidente Andrés Manuel López Obrador, en medio de su gira por la fronteriza Baja California, que muy pronto estará lista la estrategia para regularizar los autos “chocolate” por aquellos lugares del norte del país.

El tono y el énfasis del primer mandatario mostró que la decisión ya está tomada, será pase lo que suceda; para López Obrador, quien se ha destacado por dictar la agenda informativa en el país, la nota debe ser destacar que la regularización de estos vehículos que cruzaron la frontera de forma ilegal, será de “bajo costo”.

De inmediato, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) divulgó que ya solicitó una audiencia con el jefe del Ejecutivo para ponerle sobre las mesas las “repercusiones de regularización de vehículos ilegales”.

Larga historia de desafíos para la industria nacional y la seguridad pública, aseguran los involucrados, y subrayan que “la introducción y comercialización de vehículos usados procedentes de Estados Unidos sin cumplir las formalidades del procedimiento aduanero es un delito que se ha pretendido resolver sin éxito mediante disposiciones del Poder Ejecutivo y el Legislativo, tal como lo acredita la existencia de 19 procesos de regularización en el periodo de 1979 a 2011”.

Los números federales ubican que el 60% de los delitos cometidos en la frontera norte y que involucran un auto, se cometen con estas unidades conocidas como “chocolate” por falsas. Y lo subraya la AMDA: “Al margen de la buena fe en la que pudieron incurrir quienes poseen vehículos ilegales, no podemos dejar de observar que la introducción y comercialización de los mismos, es un delito que beneficia a organizaciones criminales”.
Además, los autos catalogados por las aseguradoras estadounidenses como salvage, pérdida total o chatarra, aumentan los riesgos de seguridad de sus ocupantes, de sus propietarios y de terceros.

“La legalización del contrabando sólo dará pauta a la exacerbación del fenómeno, por eso es imprescindible atacar el problema de la presencia de vehículos ilegales en determinadas zonas del país, a través del cumplimiento de las leyes vigentes planteadas para velar por el bien común de las y los mexicanos.

“La regularización de los vehículos que se encuentran en calidad de contrabando será la oportunidad para incrementar la basura automotriz circulando en nuestro país, y para introducir tantos o más vehículos de los que actualmente circulan ilegalmente”, así de certeros los argumentos de los distribuidores nacionales.

Los ejecutivos de la AMDA buscarán la audiencia con todo. Y sus argumentos son claros: “Sería lamentable que en plena crisis económica y sanitaria se busquen instrumentos que hieran no sólo al mercado interno sino al estado de derecho y al patrimonio de los mexicanos”.

“Otra regularización, cuya experiencia histórica demuestra el círculo pernicioso, en nada coadyuva al interés general y al objetivo de contar con un parque vehicular respetuoso de normas medioambientales, de eficiencia energética además de tener mayores espacios de seguridad vial.”

Y mientras… en Ciudad Gótica

Fuera de México la discusión y las acciones están en otro nivel. Nada de chatarras y sí a las nuevas tecnologías y el cuidado del medio ambiente.

Como ejemplo, ayer la Chair y CEO de GM, Mary Barra, amplió los compromisos climáticos de la empresa y declaró que darán, prioridad a las acciones para garantizar que su futuro sea “totalmente eléctrico sea inclusivo para la fuerza laboral actual y futura, clientes y comunidades, que pudieran tener más probabilidades de experimentar de manera desigual los efectos del cambio climático”.

General Motors anunció la creación de un nuevo Fondo de Equidad Climática de 25 millones de dólares, dedicado a ayudar a cerrar las brechas de desigualdad en la transición hacia vehículos eléctricos y otras tecnologías sostenibles.

El fondo filantrópico complementa la inversión global de 35 mil millones de dólares de la compañía en programas de vehículos eléctricos y autónomos, investigación, tecnología, infraestructura de fabricación y de carga.

“El cambio climático no afecta a todas las comunidades por igual. A medida que avanzamos hacia un futuro totalmente eléctrico y cero emisiones, depende de nosotros liderar un cambio positivo e implementar soluciones inclusivas que involucren a todos, especialmente a nuestros empleados y comunidades”, dijo Barra durante el Festival de Ideas de Aspen.

Pero ni los emociono, ésto pasa allende las fronteras de nuestro México surrealista.

6