enero 29, 2022

Tocamos el aire con tarjeta roja, por @lupitaromero


Hace poco más de un mes las señales eran contundentes, algunos medios lo vieron venir y los especialistas lo daban por hecho; ayer, esos pronósticos se cumplieron la Administración Federal de Aviación (FAA) del Departamento de Transporte de Estados Unidos lo hizo oficial: el Gobierno de México no cumple con los estándares de seguridad de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Alguien lo tenía que decir. Y aunque el mal momento, a consecuencia de la inactividad por la pandemia Covid-19, para la industria aeronáutica lejos de corregirse parece recobrar bríos, es necesario poner los ojos en cualquier indicio de riesgo que se esté desarrollando en tan importante sector económico.

En el comunicado de la autoridad estadunidense se lee sin miramientos: “la FAA ha rebajado la calificación de México a la Categoría 2 desde la Categoría 1. Y si bien la nueva calificación permite a las compañías aéreas mexicanas continuar el servicio existente al interior de Estados Unidos, prohíbe cualquier servicio y rutas nuevos. Las aerolíneas estadunidenses ya no podrán comercializar y vender boletos con sus nombres y códigos de designación en vuelos operados por México”.

“La FAA aumentará su escrutinio en los vuelos de las aerolíneas mexicanas a Estados Unidos; está totalmente comprometida con ayudar a la autoridad aeronáutica mexicana a mejorar su sistema de supervisión de la seguridad operacional a un nivel que cumpla con los estándares de la OACI.”

Con Calderón también…

¡Qué fuerte!, más allá de los memes con los que se designa despectivamente al futuro aeródromo Felipe Ángeles, como la nueva central de aviones del norte, preocupa la nueva calificación porque tiene que ver con la seguridad de operación, de ésta dependen además de miles de empleos, cientos de vidas.

Sin olvidar que no es la primera vez que la autoridad aérea de EU degrada la calificación a nivel 2, fue en julio de 2010, durante la administración del panista Felipe Calderón, cuando el hecho también prendió las alertas aunque fue sofocado en tiempo récord, solo les llevó cuatro meses para recuperar la categoría 1.

En esta ocasión otra vez la FAA, en conjunto con la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), trabajarán como sombras con el Gobierno de México para identificar el problema de seguridad y solventar la Evaluación de la Seguridad de la Aviación Internacional (IASA), que se requiere.

La AFAC y la FAA, de octubre de 2020 a febrero de 2021, identificaron varias áreas de incumplimiento en México de los estándares mínimos de seguridad de la OACI.

“Una calificación de Categoría 2 significa que las leyes o regulaciones del país carecen de los requisitos necesarios para supervisar a las compañías aéreas del país de acuerdo con las normas internacionales mínimas de seguridad, o que la autoridad de aviación civil carece de una o más áreas como experiencia técnica, personal capacitado mantenimiento, procedimientos de inspección o resolución de problemas de seguridad.”

Así es que o se trabaja o se trabaja en solventar los inconvenientes, es indispensable para que la industria aérea nacional tome impulso y deje la pista a la que le obligó la pandemia. Es necesario por la apuesta del Gobierno por un nuevo corredor aéreo metropolitano, por la inversión en un nuevo aeropuerto y porque las aerolíneas para sobrevivir deben poder asociarse con sus iguales, conectarse y operar.

Y aunque parezca lo menos importante, significa otro golpe a los bolsillos de los viajeros, sin conexiones en Estados Unidos (en riesgo que otros países sigan el ejemplo) el aumento de tarifas aéreas será inminente y la necesidad de adquirir más de un asiento para trasladarse al extranjero incrementar su costo.

Aeroméxico plantó cara

Con un comunicado, la primera aerolínea en pronunciarse fue Aeroméxico. Sus directivos aceptan que aunque sus operaciones desde y hacia los Estados Unidos no tendrán afectaciones; pero… dicen estar en “la mejor disposición de apoyar a las autoridades aeronáuticas de nuestro país, para que recuperen la Categoría 1 en beneficio de la industria”.

Es urgente y seguramente esperan no tardar más de cuatro meses, como en 2010.
“Para Aeroméxico, la seguridad es nuestra máxima prioridad y por ello continuaremos operando bajo los más altos estándares internacionales.”

Bien por ellos y por todos los interesados en la industria aeronáutica nacional que según datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, durante 2020 solo transportaron a 48 millones 74 mil pasajeros, experimentando una caída de 52.6%, la cifra más baja desde la crisis de 2009, cuando se movieron vía aérea solo 47 millones de personas.


close