in , , ,

Entre trabajo y quehacer infantil, columna de @lupitaromero


Mañana es Día del Niño y para ellos, para muchos de ellos, será una jornada como cualquiera: poco alimento, sin escuela, sin compañeros, ropa raída, trabajo en el mercado, en la esquina o en el campo, o cualquier lugar en donde un pequeño no debería estar…

Los números hablan por sí solos y son lamentables, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) reporta que unos 20 millones de niños viven en situación de pobreza, le son negadas sus necesidades básicas, constitucionales y humanas: salud, alimentación, educación, vivienda y esparcimiento.

World Vision, organismo humanitario no gubernamental, realizó un estudio en donde cita que México, en 2020, fue el segundo país de América Latina con mayor trabajo infantil, y de esta fuerza, de entre cinco y 17 años, 62.7% son hombres y 37.3% son mujeres (por género, la diferencia está en que muchas más niñas son explotadas con trabajos domésticos invisibles).

La Encuesta Nacional del Trabajo Infantil, del INEGI, detalla que el abandono escolar y explotación laboral es una realidad para 3.3 millones de niños. Chiapas, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Puebla y Veracruz concentran 58.7% de los menores que trabajan y se estima que la remuneración por hora es de 18.50 pesos mexicanos, casi 90 centavos de dólar.

Ginebra 1924, sin avances

Ayer, el INEGI dedicó un informe a la celebración del Día del Niño, que data de 1924, año de la Declaración de Ginebra, cuando se reconocieron los derechos específicos para las niñas y los niños. Sin olvidar que en 1959 la ONU aprueba la Declaración de los Derechos del Niño y en 1989 es firmada la Convención sobre los Derechos del Niño, un tratado vinculante que reúne derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales. Grandes antecedentes, tristes realidades.

Datos de los Censos de Población y Vivienda 2010 y 2020, los Censos Económicos 2009, 2014 y 2019, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018, y las Estadísticas de Mortalidad de 1990 a 2019 revelan desigualdad y discriminación, y especialmente faltas a los acuerdos globales firmados.

Según el Censo 2020, en el México residen 31.8 millones de niñas y niños de 0 a 14 años, 25.3% de la población total. De este conjunto, 1.4 millones de niñas y niños de 3 a 14 años hablan alguna lengua indígena; es decir, 5.4% de la población de esas edades. Además,1.7% de los menores de 15 años son afromexicanos o afrodescendientes.

El 6.5% de la niñez en México tiene alguna discapacidad, condición mental o limitación para caminar, subir o bajar, ver aun usando lentes, hablar o comunicarse, oír aun usando aparato auditivo, vestirse, bañarse o comer, recordar o concentrarse.

Niños sin luz

Las condiciones materiales de las niñas y niños en hogares donde se habla alguna lengua indígena son en general distintas de las que tienen sus pares de hogares no indígenas. En el primer grupo, sólo en seis de diez casos la vivienda cuenta con servicio de energía eléctrica, agua entubada, drenaje y piso firme, mientras que, en el segundo, esto ocurre en nueve de cada diez.

El informe del INEGI detalla que el origen étnico y la condición de discapacidad o limitación son dos categorías útiles para evaluar el grado de igualdad o desigualdad experimentado por diferentes subpoblaciones infantiles en México.

Más y de malas. “Aunado a esto, las y los niños de México deben de aguantar niveles elevados de violencia doméstica. De acuerdo con la organización sin fines de lucro Save the Children el 60% de las niñas, niños y adolescentes ‘reciben castigos corporales y humillantes en sus casas como forma de crianza’. En 2020, más de 11 mil ingresaron a hospitales debido a lesiones, mayormente ocurridas en el hogar y provocadas por familiares”.

Solo el año pasado, 1,900 niñas, niños y adolescentes fueron asesinados. Save the Children apunta que existe una pérdida de presupuesto, en lo que va de la administración de Andrés Manuel López Obrador del 3.5% en los recursos destinados a la protección de la infancia, pasando de 797,722 millones de pesos en 2018 a 791,684 millones de pesos en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021.

Hasta ahora lo que se ha podido conseguir, en la presente administración, es la prohibición por parte del Congreso de la Unión del matrimonio infantil y el castigo corporal y humillante contra la niñez. Un aplauso, solo eso.

Los pendientes aumentan y se agudizaron de la mano de la pandemia Covid-19. Save the Children cita que antes de la pandemia 4 millones de infantes ya enfrentaban situaciones de ansiedad y tristeza asociados a la depresión por duelo y que ahora con la pandemia podría alcanzar hasta 6 millones.

La muerte y su atención por duro que parezca es uno de los pendientes, por eso llama la atención que Grupo Gayosso exponga el tema afirmando que los adultos deben de contar con mayor información para ayudar a los niños apoyándolos y ofreciéndoles equilibrio para contenerlos, guiarlos y ayudarlos a vivir este momento de pandemia totalmente incierto.

“En lo que se refiere a los más pequeños, habrá que tomar en cuenta que un niño de dos años, no vive una pérdida igual que otro de cinco o que uno de 12… independientemente de si las pérdidas que han sufrido son pequeñas o irreparables, debemos escuchar sin cuestionar lo que sienten, ya que solo así empezarán a sanar.

“Es necesario que se validen sus emociones, se normalicen y no se juzguen; se debe evitar decir que lo que sienten no está bien o que no es bueno. Por el contrario, abrazarlos les brindará consuelo, pues el acercamiento físico con consentimiento es vital para hacerlos sentir protegidos y amados.
“Atender a los pequeños en su área física, cognitiva, emocional y espiritual requiere de que los adultos también reconozcan que se necesita educación, guía, herramientas y orientación, en estos momentos en donde cuidar la salud mental y emocional es tan importante como lo es cuidar de la salud física”, publicaron los especialistas del grupo funerario.

Una vez más la realidad nos supera, y la nuestra además nos aplasta. Deseo un feliz Día del Niño a todos. A los niños justicia, atención, educación salud, diversión y el suficiente amor para componer el futuro que llegará.

________________________________________________________________________________

Sigue estas y más opiniones en: https://tecnoempresa.mx/index.php/category/opinion/

Escúchanos y léenos también en https://www.facebook.com/tecnoempresa/ o si también puedes darte una vuelta por https://www.facebook.com/Ncuarenta . Allí podrás tener más información y comentarios que se nos escapan en esta vitrina tecnoempresaria


Repórtalo

¿Cuál es tu voto?

Escrito por Guadalupe Romero

Lanzan plataforma de mensajería para la agricultura

Premian proyectos de emprendimiento sostenible