in , , ,

Innegable, el sol es lo de hoy; por @lupitaromero


La segunda ronda de la vacuna anti-Covid a los adultos mayores de 60 años en el país está por concluir y comienza para la población menor de 59 años el trámite para conseguir, de manera ordenada y segura, su dosis.

El tiempo sigue su curso sin acortarse. Que solo 9% de la población esté vacunada (poco más de 11 millones) a una semana de que termine abril nos deja en la misma posición, la protección para que la pandemia pase sobre nosotros con el menor de los daños dista mucho de presentarse pronto, pasarán todavía algunos meses para que así sea.

Lo único seguro es que el grueso de los humanos aprendió a cuidarse y puntualizar sus hábitos de higiene. Seguro ahora si te lavas las manos cuando llegas a un lugar, cuando comes, o manipulas objetos y entras y sales del baño. Es cierto que seremos más los que iremos por la vida detrás de un “bonito” y protector cubrebocas.

Aprendimos a desinfectarnos y a “sanitizar” nuestra existencia, eso lejos de ser malo o negativo, es positivo. Las aglomeraciones serán evitadas, y la poca higiene en los alimentos callejeros y las cocinas detrás de un mostrador por lo menos tendrán la inteligencia de corregirla.

Calienta, protege y … es gratis

En este momento, nos vienen bien las soluciones naturales, las que tenemos al alcance de la mano. La vitamina D, por ejemplo, que la venden en la farmacia (toda vitamina tiene que prescribirla un médico pues la absorción de éstas es diferente para cada cuerpo, tampoco se toman así como así, eviten tirar su dinero y salud) también nos la regala el sol, y “noticia” es primavera y el astro rey empieza a hacer se las suyas.

Con el inicio de la popular serie Luis Miguel, El Sol (aún me causa gracia el nivel de idolatría al que llegamos; Circe la hija de Helios el Dios del Sol le costó su exilio tan solo por tratar de hablarle), de igual forma la temporada de luminosidad nos llena, al grado de sofocarnos (cuidado con los golpes de calor; creo estoy en modo “consejera de la salud”, ja).

Tomado de información divulgada por la farmacéutica Pfzer, interesados en el tema por la serie de vitaminas que produce, la recomendación es fortalecer el sistema inmune con base en una vida saludable, buena alimentación e ingesta (sexy palabra de los doctores) de vitaminas y minerales.

Es necesaria la Vitamina D: nutriente indispensable para que el sistema inmunitario sea capaz de combatir virus y bacterias, y, a diferencia de otros nutrimentos, esta vitamina se puede obtener no solo a través de la dieta y de suplementos, sino también ¡tomando el sol!

El cuerpo produce la Vitamina D cuando la piel descubierta se expone directamente al sol. Adicionalmente, los alimentos ricos en esta vitamina incluyen pescados grasos, como la trucha, el salmón y el atún. El hígado de ganado vacuno, el queso y la yema de huevo también la contienen, aunque en cantidades pequeñas.

Indispensable el Zinc: mineral que tiene actividad contra muchos agentes virales y participa en el mantenimiento y desarrollo de las células inmunitarias; participa en la división y el crecimiento de las células, al igual que en la cicatrización de heridas y en el metabolismo de los carbohidratos.

Las proteínas animales son una buena fuente de Zinc; las carnes de res, cerdo y cordero lo contienen en mayor cantidad, en comparación con el pescado. Otras fuentes valiosas son las nueces, los granos enteros, las legumbres y la levadura.

Información que cura

Previsión, es la palabra clave del ahorro y menor demanda al sistema de salud, lo básico es estar bien nutridos y si es de forma natural, mejor. Tenemos que incluir la Vitamina C que actúa como un antioxidante y protege contra infecciones del tracto respiratorio inferior.

Todas las frutas y verduras contienen cierta cantidad de vitamina C; sin embargo, las que ofrecen un mayor aporte son: melón cantalupo, naranjas, toronjas, kiwi, mango, papaya, piña, fresas, frambuesas, moras y arándanos, así como brócoli, coles de Bruselas, coliflor, pimientos rojos y verdes, espinaca, col, y papas

Los especialistas de la farmacéutica explican que el sistema inmune está dividido en dos subsistemas, ambos vitales para proteger al cuerpo de organismos invasores: el innato y el adaptativo.

El primero, es heredado genéticamente por los padres y se encuentra activo desde el nacimiento, y aunque no es tan poderoso como otras partes del sistema general, es la primera línea de defensa, el cual ataca rápidamente a todas las sustancias extrañas, llamadas antígenos. El problema con este sistema es que madura con la edad y debe fortalecerse para perder de manera más lenta sus capacidades.

Es aquí cuando entra el sistema inmune adaptativo. El que se produce cuando el sistema inmunitario del ser humano responde a una sustancia extraña o un microorganismo; es decir, cuando el cuerpo tiene la capacidad de absorber y hacer que tenga efecto un medicamento o una vacuna.

Es aquí donde iniciamos y terminamos… Mientras la vacuna llegue lo que nos queda es darnos “baños de sol”.

________________________________________________________________________________

Sigue estas y más opiniones en: https://tecnoempresa.mx/index.php/category/opinion/

Escúchanos y léenos también en https://www.facebook.com/tecnoempresa/ o si también puedes darte una vuelta por https://www.facebook.com/Ncuarenta.


Repórtalo

¿Cuál es tu voto?

Escrito por Guadalupe Romero

Medicina personalizada y su impacto

BBVA México lanza proceso de contratación digital