in , , , ,

Nahle sentencia: “pondremos orden” en las gasolinas; por @lupitaromero


Advertir, ocuparse, quizá observar y actuar, podrían ser verbos más precisos, amables, justos o congruentes con la función que cumple Rocío Nahle García al frente de la Secretaría de Energía y lo que la dependencia tiene bajo su responsabilidad en torno a la provisión de gasolinas y diésel en el país.

Sentencia, según la definición del la Real Academia de la Lengua Española se define como “dictamen o parecer que alguien tiene o sigue”, y eso me atrevo a pensar que ayer hizo la funcionaria a través de su cuenta de Twitter, sin descartar que también pudo ser solo participativo de las redes sociales para estar vigente. Lo cierto es que lo dijo y a ese nivel hay que cuidar las palabras.

Nahle lo publicó así: “Profeco y CRE supervisan los precios de los combustibles al público. Hoy se dio a conocer que una gasolinera vendió el litro de prémium (ídem) a 25 pesos en Culiacán, mientras en Coatzacoalcos la magna estuvo en 18.49 y la Premium en 19.49 pesos. Vamos a poner orden”.

¿Quién es quién en gasolinas? Profeco

Pues pongamos orden. Pero a los dichos y hechos. La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), ahora al mando de la subprocuradora de Servicios, Surit Berenice Romero Domínguez, en el último año y medio ha ocupado un espacio importante en el tiempo obligado de las conferencias matutinas de Presidencia para dar cuenta de los precios promedio de la gasolina y diésel en el país. 

Cada lunes apunta en dónde se vendieron más caros y más baratos estos energéticos y que servicios se negaron a ser verificados. Ahí termina su reporte. La Profeco tiene la facultad de clausurar una gasolinera si se expenden litros no litros, si la bomba está alterada y se perjudica al consumidor, pero sobre los precios solo reporta, carece de la facultad para influir en estos.

La Comisión Reguladora de Energía (CRE), a cargo de Leopoldo Vicente Melchi García, en artículo 42 de la Ley de energía, establece que fomentará el desarrollo eficiente de la industria, promoverá la competencia en el sector, protegerá los intereses de los usuarios, propiciará una adecuada cobertura nacional y atenderá a la confiabilidad, estabilidad y seguridad en el suministro y la prestación de los servicios. En ningún apartado señala que regulará los precios.

Van dos menos.

Los precios y sus autores

La línea es ya muy delgada entre los que pueden poner orden y los que marcan los precios; también es muy frágil y a punto de convertir en un lugar común la táctica de Joseph Goebbel, la mente maestra de Hitler en comunicación, y que demostró que una mentira puede convertirse en verdad si se repite tantas veces como sea necesario.

El Gobierno federal per se está impedido para establecer el precio de la gasolina, aunque repita mil veces que los reducirá. La fórmula aunque complicada como el mercado diario de los energéticos en el mundo, es sencilla en México.

Lo que cueste el litro de gasolina Magna, Premium o diésel se determina por el precio de referencia más el margen del expendedor (costo por venderla y su ganancia), y el agregado por IEPS (impuesto especial, en el país, a productos y servicios), IVA y otros conceptos.

El mercado global vs. el local

Y si te estás preguntando cuál es el precio de referencia, base de la etiqueta para estos energéticos, las respuestas nos llevan al mercado internacional del petróleo y sus derivados; mismo que el año pasado con la pandemia Covid-19 fue afectado por el exceso de producción y la menor demanda por falta de movilidad en el mundo.

Por eso bajaron los precios, de ninguna manera por decreto u “orden” presidencial. Ahora que la reactivación también aumenta la demanda de los energéticos, los precios empiezan a regularizarse. La mezcla mexicana de exportación el fin de semana promedió los 59 dólares por barril, frente a los 53.1 dólares por barril que estima el Gobierno federal sea el precio promedio para el presupuesto público 2022.

¿Se fijan?, estimación de acuerdo al comportamiento del mercado internacional. Los responsables de las finanzas públicas lo saben, sin engaños, saben que los energéticos se pueden calcular sobre los promedios y comportamientos del mercado, y las gasolinas también, en especial el casi 70% que se compran en el extranjero. 

Entre el sueño y la realidad, los datos

“No podemos depender por completo de los combustibles del extranjero, ya que no se podría resistir un bloqueo extranjero. Hay que producir en México lo que consumimos: López Obrador.”

Es uno de los mensajes de ayer del jefe del Ejecutivo y que la Secretaría de Energía reprodujo en su cuenta de Twitter. ¿Qué tal? Insistimos con otro gran anhelo o analizamos qué le conviene al país, qué necesitamos los mexicanos (apostar por mejor educación, salud y fuentes de trabajo), cómo le hacemos con las seis refinerías que tenemos y la que construyen en el edén Tabasco. 

De enero a noviembre del año pasado se vendieron 568 mil barriles diarios de gasolinas, una caída de 21% respecto a lo que se consumió en los mismos 11 meses de 2019 en mucho por la pandemia Covid-19. Y México produjo con sus seis refinerías, solo 211 mil barriles diarios.

Podríamos seguir haciendo cuentas… así que mejor dudemos de las palabras y acudamos a los hechos.

________________________________________________________________________________

Sigue estas y más opiniones en: https://tecnoempresa.mx/index.php/category/opinion/

Escúchanos y léenos también en https://www.facebook.com/tecnoempresa/ o si también puedes darte una vuelta por https://www.facebook.com/Ncuarenta .


Repórtalo

¿Cuál es tu voto?

Escrito por Guadalupe Romero

Tendencias en la Nube que destacarán en 2021

Presenta Lala nueva línea de carnes frías Plenia