in ,

La brecha es ancha pese a esfuerzos políglotas; por @lupitaromero


Esta es la última entrega cuyo eje conductor sea conmemorar el mes de la mujer, aunque seguiré escribiendo con causa y el género es una, aproveché la ola de estos días para comulgar con el grito urgente de igualdad, justicia y vida de todas. Es lamentable, pero cierro casi como empecé, con ese mismo ahogo por ser vistas y dejar de ser solo parte de un discurso mediático.

“Unidas nuestras manos conversaremos sobre el valor del liderazgo femenino y la importancia de nuestras nuestras decisiones y en la participación de todas nosotras.Queremos que las políticas de nuestros gobiernos se construyan con la voz y la participación de las mujeres y de las jóvenes, que nuestros intereses y exigencias se transformen en acciones y desarrollo para cambiar la vida de millones de niñas que hoy ven al futuro con incertidumbre o con miedo.”

Qué tal, bonitas palabras las del párrafo anterior, entrañables y oníricas. Provienen de la secretaria de Gobernación, la exministra Olga Sánchez Cordero a quién a casi la mitad de su encargo dentro de la presente administración, sería más esperanzador escucharla decir sobre lo que ya hicieron, lo que ya cambiaron y lo que piensan en concreto hacer para que la situación cambie.

El foro y las voces que se escuchan

Las madres que tienen necesidad de trabajar aún esperan soluciones de guardería y apoyos para poder ganar el sustento diario; los feminicidios continúan, y las reglas para que las mujeres tengan tabuladores laborales en igualdad de circunstancias con los hombres también esperan; entre muchas otras luchas que continúan sin el apoyo de las autoridades.

La titular de Segob habló ayer en la conferencia matutina del Ejecutivo, lo hizo porque lunes y martes México es sede del Foro Generación Igualdad que organiza la ONU y en el que Francia también será anfitrión dentro de unas semanas. Además escuchamos a António Guterres, secretario general de la Naciones Unidas.

Y el portugues nos regaló detalles inolvidables. “Hace 26 años, feministas, activistas y jóvenes centraron la acción colectiva en la consecución de la igualdad de género a través de la histórica Declaración y Plataforma de Acción de Beijing. Hoy sigo en ustedes impulsando el progreso hacia ese objetivo”. Seguimos en la misma lucha luego de casi tres décadas, vaya trabajo.

El reconocimiento

“La igualdad de género es en esencia una cuestión de poder y el poder sigue estando predominantemente en manos de los hombres. En muchos lugares la idea misma de la igualdad de género es objeto de ataques. Están volviendo a aparecer leyes regresivas y la violencia horrible contra las mujeres va en aumento, lo que condeno absolutamente”, lo enfatizó Gutierres. Ninguna alusión directa, ¿solo casualidad? ¿Crees en las casualidades? Yo… no.

Y dictó el camino, en concreto dijo: “A medida que nos recuperamos de la pandemia debemos centrarnos en cinco pasos fundamentales: En primer lugar, proteger la igualdad de derechos de las mujeres en toda su diversidad y derogar las leyes discriminatorias. En segundo lugar, velar por la igualdad de representación en los consejos directivos de las empresas, en los gobiernos y en los parlamentos, pero no sólo en ellos, adoptando medidas especiales y cuotas.

“En tercer lugar, fomentar la inclusión económica de las mujeres a través de la igualdad salarial, la protección del empleo, los créditos específicos y las inversiones en la economía, en el cuidado y la protección social. En cuarto lugar, promulgar inmediatamente planes de respuesta de emergencia para cortar la violencia contra las mujeres y las niñas. En quinto lugar, dar espacio a la transición intergeneracional que está en marcha y a la juventud que aboga por un mundo más justo e igualitario.”

Así o más claro, hay quienes hacen y los que solo se quedan en la invitación a seguir soñando. En junio, en Paris, quizá le pongan nombre a los compromisos incumplidos y a los que ensanchan la brecha utilizando las banders feministas para sus objetivos particulares y casuales. 

Ojalá. ¿O sigo en estado onírico?

“Para cuando lleguemos a Paris en junio queremos ver objetivos de inversiones sobre la mesa y un fuerte impulso de las múltiples partes comprometidas con la igualdad de género. Conseguir que la igualdad de derechos se haga realidad para la mitad de la población mundial es la lucha inconclusa por los derechos humanos de este siglo”, señaló el diplomático portugues. 

Lo dijo en vivo y en directo en Palacio Nacional en México, sin pretexto para dejarlo de escuchar. 

________________________________________________________________________________

Sigue estas y más opiniones en: https://tecnoempresa.mx/index.php/category/opinion/

Escúchanos y léenos también en https://www.facebook.com/tecnoempresa/ o si también puedes darte una vuelta por https://www.facebook.com/Ncuarenta . Allí podrás tener más información y comentarios que se nos escapan en esta vitrina tecnoempresaria.


Repórtalo

¿Cuál es tu voto?

Escrito por Guadalupe Romero

Investigación muestra que las personas desean regresar a eventos

DiDi presenta mejoras a su app