in , , ,

Outsourcing, la simulación y el blockchain, columna de @hugogonzalez1


Lástima que este tema nos sorprendió en fin de semana previo al puente. Aunque pude hacer algunas consultas sobre la iniciativa de reforma a varias leyes para controlar, ordenar o cancelar el outsourcing; supe que escribirla el sábado o lunes sería un poco de desperdicio.

El viernes pasado pude hablar con el abogado Edmundo Escobar, presidente del despacho Escobar y Gorostieta; quien fue presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano, A.C. (AMECH, 2017-2018).

Este profesionista es reconocido en México por impulsar el trabajo tercerizado en un ambiente laboral formal, digno y decente; cuenta con el apoyo de las empresas que ofrecen el servicio de la tercerización de personal. Su conocimiento y experiencia que suma ya 22 años en el sector de la selección, reclutamiento y administración de personal; me obligó a preguntarle sobre la iniciativa presidencial para ordenar la tercearización o también conocida como outsourcing.

Lógicamente, Edmundo me manifestó su absoluto rechazo a la iniciativa; pues considera que se trata de una medida en la cual pagan justos por pecadores. Me dice que está en contra de la tajante desaparición del outsourcing, pues hacerlo así; es comó cerrar todas las taquerías porque descubriste que tus ricos tacos de la esquina son de perro.

Me reitera que la subcontratación es legal y muy util en varios países del mundo. Por ejemplo, existen largas y complejas cadenas de subcontratción en distintas ramas; tales como la automotriz, la aeroespacial, la construcción, energía; etcétera

Asimismo, advierte que si se permite la subcontratación especializada; se debe tejer muy fino para encontrar los trabajos que si son susceptibles de considerarse especializados y cuales no.

No obstante, Edmundo coincide conmigo al pensar que eso no significa que debe permitirse o solaparse la simulación. El no lo dice así pero yo si creo que la simulación es esa gran prostituta que vino a corromper relaciones productivas y decentes.

En eso, muchos estamos de acuerdo, se debe poner fin a la simulación; por lo mismo creo que si hay margen para encontrar una larga lista de salvedades. Hay oportunidad, en el proceso reglamentario; para detallar en qué casos sí se permite la tercearización. Desparacer el outsourcing a rajatabla es, desde mi punto de vista, imposible.

Blockchain, follow the money

Si ya le vamos a entrar a poner orden y a terminar con ese gran prostíbulo en que se convirtió la tercearización, ordenemos también otro tipo de mecanismos de simulación como son los “apoyos” a los sindicatos, el insourcing, el pago por derechos de autor, el pago por medio de fundaciones o cooperativas y lo todo lo que se nos ocurra después para darle la vuelta a la ley.

Una herramienta perfecta para acabar con esa simulación y al mismo tiempo simplificar la tarea de los auditores; tanto fiscales como laborales; es el uso del blockchain.

Al usar blockchain, se elimina la simulación pues es la manera en la cual se puede seguir el dinero. Con cadenas de bloques, se sabe cuál empresa pagó a qué empresa, misma que a su vez pagó al trabajador. Con ello, la trazabilidad de los pagos, de las responsabilidades laborales y de las obligaciones fiscales estarían actualizadas.

Tal vez no lo sepas pero una gran parte de la industria de tercearización está lista para entregar información detallada de sus operaciones pues desde hace años lo hacían. Posiblemente para muchas de ellas resulta fácil lograrlo pues no son gigantescas, pero lamentablemente dejaron de hacerlo.

Se dice que este método de rendición de cuentas se volvió técnicamente difícil de operar; debido a la atomización (tal vez deliberada) de las empresas que reportaban a la autoridad de sus actividades. De pronto surgieron cientos de empresas que para la autoridad, resultó un proceso técnicamente difícil de solventar.

Estoy seguro que pronto sabremos de firma proveedoras de soluciones que pueden implementar mecanismos de blockchain para el outsourcing. Incluso, sospecho que una de esas empresas de tercearización tienen la propia y solo faltaría detallar los datos y operaciones reportables. Todo esto con el fin de no provocar una especie de ataque DDS y saturar los sistemas de manera premeditada. Ya veremos


Repórtalo

¿Cuál es tu voto?

Escrito por Hugo González

Periodista especializado en Negocios y tecnologías de la información. Colaborador de Adriana Pérez Cañedo en NRM comunicaciones y de Eduardo Ruiz-Healy en Radio Formula, Columnista en el diario ContraReplica e integrante de la Barra de Opinión de TV Azteca ADN40. Fue columnista, editor de Negocios y comentarista de TV en Grupo Milenio. También fue columnista y analista en El Heraldo Media Group y en Reaktor del Grupo IMER. Comunicólogo tecnoruco y businnessrocker solidario, de mente fría pero apasionado por la creatividad. Le va al América y le encanta el albur y el doble sentido. Chairo de corazón y respetuoso de opiniones diversas. Amante de México y sus mexicanos chidos.

Huawei se desprende de “Honor”; marca queda al cobijo de compañía china

Profeco alerta sobre revisión de autos Toyota