in , , ,

Queso y limpia en Cofepris, la madre de todas las batallas; la columna de @hugogonzalez1

Por varios años viví muy de cerca los trabajos que llevaba a cabo la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y pude darme cuenta de que, en los tiempos de Mikel Arriola; la institución daba muy buenos resultados y sus indicadores de productividad estaban al alza. Incluso el funcionario me presentó en un par de ocasiones sus impresionantes estadísticas respecto a las pifias y posibles trácalas de su antecesor, el panista Miguel Angel Toscano.

También durante ese mismo tiempo varias empresas farmacéuticas se me acercaron para hablar maravillas de la Cofepris y de cómo la autoridad se había convertido en una facilitadora de trámites para la industria y cómo les había ayudado mucho tener un regulador tan asertivo.

Después Mikel se fue a la dirección general del IMSS y ya no supe si las ventanillas únicas, los trámites expeditos o los sistemas de gestión siguieron aplicándose o si de plano solo fueron flor de un día. La única constante es que la industria farmacéutica no se quejaba nada de la Cofepris y sus batallas las comenzaron a dar en el terreno de las licitaciones o las compras (amañadas) de medicamentos, equipos y servicios. De pronto, todo mundo quería ser laboratorio, vender equipo médico o prestar servicios “subrogados”.

Por eso mismo supe que esas empresas se llevan muy pesado y que eran capaces de cualquier cosa con tal de ganar el mercado a otras, no tenían reparo en descalificar sin sustento, amenazar con demandas, litigar licitaciones, y hasta comprar amistades entre la prensa y lealtades entre los funcionarios públicos.

No me hago la “viztima” ni niego que llegué a compartir esa “amistad” de las farmacéuticas la cual sentía sincera y desinteresada, además; nunca tuve pruebas de cómo compraban lealtades en la Secretaría de Salud o en la Cofepris. Siempre tuve indicios, pero como todos tenían cola que les pisaran, nadie se atrevía a denunciar la compra de favores en las dependencias.

Curiosamente, con la llegada del gobierno de la 4T, Mis Amigos Chismosos (MACH) comenzaron a enviarme información y a quejarse de la Cofepris. Me decían muy enojados que la autoridad regulatoria era incapaz, que era un cuello de botella, que tenía un rezago de chingo mil trámites, que estaba paralizando la economía, que los trámites se liberaban en meses y antes era en semanas y un largo etcétera.

Pero ahora entiendo. La industria se queja porque la maquinaria de eficiencia de la Cofepris ya no funciona ¿Será que le falta el aceite de la corrupción? ¿Será que ya no hay billetes suficientes para apoyar tales o cuales trámites? ¿Será que la amistad ya se acabó? Tal vez.

Por eso, como decían las abuelitas: Dónde lloran ahí está el muerto. Ya lo adelantó el presidente López Obrador esta mañana, viene una limpia en la Cofepris como la que hubo en la Comisión Nacional del Agua (Conagua). La Cofepris funcionaba muy bien, pero ¿a costa de qué? Ya lo dijo el presidente, el gobierno estaba al servicio de jugosos negocios y el farmacéutico era uno de ellos.

Las ratas en este sector están dando sus últimas batallas, por eso los robos de medicamentos y de equipo, por eso las filtraciones y la compra de plumas. No te sorprendas si de pronto escuchas nuevas grillas y escándalos, o de nuevas protestas de “espontáneos” grupos de pacientes afectados por la falta de medicamentos o vacunas. No te sorprendas, es la madre de todas las batallas de los mañosos del sector.

Casinos también

También en la mañanera de este viernes, el presidente dijo que se investigará a los funcionarios y a los casineros que siguen haciendo uso de artimañas para conseguir los permisos que les permitan operar nuevos casinos. Una de las mencionadas y por lo cual algunos de MACH estarán muy contentos es Atracciones y Emociones Vallarta S.A. de C.V. la cual se ha pasado de lista con la escisión de su permiso en favor de cuatro nuevas empresas.

El Presidente lo dijo claro a los funcionarios, renuncien o aténganse a las consecuencias.

No hay de queso

¿Cuál es queso que comieron los empresarios lecheros esta semana? El Queso Badota. Así les fue por estar vendiendo productos “lácteos” (¿?) como si fueran queso. La Profeco y la Secretaría de Economía informaron que estos inocentes empresarios ya van a corregir sus productos sin embargo, esperemos a ver en qué consiste su corrección para permitirles regresar a los anaqueles, pues por ahí circula una versión que las modificaciones a sus productos no estarán del lado de los ingredientes del falso queso, sino que estarán en la presentación de los empaques donde simplemente se dejará claro que son imitación de queso. Incluso se habla de solamente colocarles etiquetas adicionales a los empaques con la leyenda de que son imitación de queso.

Lo que no deja de sorprenderme es que existan personas, incluso colegas del periodismo de negocios; que defiendan a las pobrecitas empresas que nos engañaron por tantos años y pongan al interés económico (empleos y pérdida de dinero) por encima de la salud de los mexicanos.

Report

What do you think?

Written by Hugo González

Periodista especializado en Negocios y tecnologías de la información. Colaborador de Adriana Pérez Cañedo en NRM comunicaciones y de Eduardo Ruiz-Healy en Radio Formula, Columnista en el diario ContraReplica e integrante de la Barra de Opinión de TV Azteca ADN40. Fue columnista, editor de Negocios y comentarista de TV en Grupo Milenio. También fue columnista y analista en El Heraldo Media Group y en Reaktor del Grupo IMER. Comunicólogo tecnoruco y businnessrocker solidario, de mente fría pero apasionado por la creatividad. Le va al América y le encanta el albur y el doble sentido. Chairo de corazón y respetuoso de opiniones diversas. Amante de México y sus mexicanos chidos.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Concluye edición 2020 del Smart City Expo LATAM Congress

Videojuegos de carreras virtuales con autos Ford