in , , , ,

Restaurantes, Televisa y Amador, la columna de Claudia @LaVillegas1

Aunque resultó falsa la noticia de que la Ciudad de México pasaría al semáforo amarillo esta misma semana, el sector restaurantero y el de servicios albergaron grandes esperanzas respecto a la reactivación de sus actividades en un ambiente de mayor normalidad. La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum aclaró que, aunque se permitirán algunas nuevas actividades, la Ciudad de México sigue en semáforo naranja. Así, ha terminado el tercer trimestre y los resultados de las empresas reflejarán cómo se va dando la recuperación en los sectores de la economía. El foco estará en empresas que generan importantes fuentes de empleo como en la construcción, comercio o restaurantes. Este último sector ha sido, por cierto, uno de los más impactados por la pandemia. La reducción de la movilidad, el trabajo remoto de burócratas y empleados del sector privado, la reducción de horarios en plazas comerciales, la limitación de aforo, las medidas de higiene, han reducido las ventas de restaurantes en alrededor del 70%. Considere lector que más de la mitad de los trabajadores de los 600 mil restaurantes, cafeterías y fondas de México cuentan con estudios básicos y la mayoría son mujeres, muchas de ellas madres solteras y cabeza de familia. Más del 90% son microempresas de las cuales dependen millones de familias. 

Estos negocios estuvieron cerrados durante tres meses. Basta caminar por zonas con alta presencia de restaurantes y fondas para concluir que muchos no volverán a abrir. Son los empleos que no volverán. Es probable que cerca del 20% de los restaurantes no reabran y se pierdan entre 400 mil y medio millón de empleos. 

Sin duda, el negocio de los restaurantes se recuperará al aumentar la movilidad en las ciudades. Por ello, la importancia de la transición hacia semáforos que permitan mayor actividad siempre y cuando los indicadores epidemiológicos así lo indiquen. En comparación con el trimestre anterior, los resultados del tercer cuarto del año deben arrojar números más positivos para las grandes cadenas, como ALSEA, que ofrecen servicio a domicilio y aplican medidas de higiene en restaurantes para dar confianza a clientes. En ciudades como Monterrey, Guadalajara o Puebla la movilidad y reducción de restricciones han tenido un efecto inmediato en ventas de restaurantes llegando a niveles del 90% pero en otras, como la Ciudad de México, las severas limitaciones en aforo y horarios de operación mantienen los restaurantes vacíos y las ventas no pasan del 60 por ciento. Mantener estas medidas impide ampliar plantillas, contratar personal y reactivar la economía de muchas familias ligadas a microempresas restauranteras.

Televisa previene contagios 

De manera responsable, el Grupo Televisa, desde que inició la pandemia, tomó la decisión de impulsar el trabajo en casa; dar facilidades a su personal vulnerable en medio de la emergencia sanitaria. En Televisa optaron por privilegiar la salud de sus trabajadores y su protección. Algunas producciones se detuvieron durante los momentos más críticos de la pandemia porque la prioridad era la salud de sus equipos. Ahora, sabemos que, al reiniciar algunas producciones relevantes en horario estelar, Televisa ha detectado de manera oportuna casos de COVID-19, como el que a trascendido en los protagonistas de la novela “La Mexicana y el Güero”. La empresa no ha limitado los recursos para realizar pruebas a su personal y salvaguardar, de esta manera, su seguridad. Televisa, además, continúa con todo el asesoramiento de prevención y acompañamiento en casos positivos. Todas las empresas, más las de este tamaño que rebasan los 45,000 empleados, deberían contar con protocolos de seguridad. Esta pandemia y las decisiones corporativas frente a la emergencia sanitaria marcarán la diferencia entre empresas responsables y aquellas que dejaron a su suerte a los trabajadores. En el caso de Televisa, sus mandos directivos han tomado la decisión de parar producciones completas para verificar que sus colaboradores no corran riesgo alguno. 

La economía de la peste, nuevo libro de É.Amador 

Ya está en librerías y en kioscos digitales el libro La economía de la peste y el apocalipsis, del economista egresado del Colegio de México, Édgar Amador. Esta obra propone una reflexión sobre las nuevas prioridades que nos está dejado la pandemia así como el cambio de paradigma no sólo para las economías sino también para los individuos. ¿Cómo nos cambió la vida y las prioridades esta emergencia sanitaria?, responde Amador en un libro escrito por un experto en mercados financieros, pero también desde la perspectiva de un observador con gran conciencia social y de clase. Amador, como usted sabe, fue titular de la Secretaría de Finanzas de la Ciudad de México y consolidó desde esa posición uno de los fondos contra cíclicos más importantes para esta urbe. Amador es, además, estratega en conformación de portafolios de inversión. No deje de leer este libro que nos hará reflexionar sobre la importancia de pensar en la vida bajo nuevos riesgos. 

Report

What do you think?

Written by Redacción

Televisa, Credit Suisse y CIE; la columna de @robertoah Aguilar en El Sol de México

Lanzan Global Awards 2020 para reconocer a mujeres líderes en tecnología