La UE pretende dividir a grandes empresas de tecnología por cuestiones de mercado

La UE pretende dividir a grandes empresas de tecnología por cuestiones de mercado

septiembre 21, 2020 Desactivado Por Gabriel Estrada

A pesar de que la controversia que ronda sobre las operaciones de Tiktok parecen estar en calma derivado del acuerdo con Oracle, parece que la orden ejecutiva de Trump está teniendo repercusiones regulatorias en otras partes del mundo; sería en Europa donde se podría gestar una nueva oleada de acciones para que no tengan el control absoluto del mercado.

De tal manera, la Unión Europea (UE) estaría interesada en forjar un marco legal donde puedan tener las acciones a seguir para que las empresas de tecnología tengan que dividir sus operaciones en suelo de la Comunidad Europea, pero la principal característica que lo desmarca de las medidas adoptadas por el gobierno de los Estados Unidos, es que apela más a cuestiones antimonopólicas que a salvaguardar la seguridad nacional.

Conforme a las pretensiones de la UE, está la obligación de las empresas tecnológicas de dividir su unidad de negocios en diferentes fracciones en caso de que sea una amenaza para la libre competencia; en casos más críticos, las empresas que sean consideradas preponderantes tendrían que vender parte de su compañía como requisito para poder seguir operando en el “Viejo Continente”.

No obstante, esas nuevas disposiciones tendrían que salir del consenso por parte de las naciones integrantes, pues existe la discrepancia entre las naciones de la UE que benefician a las empresas (particularmente tecnológicas) con legislaciones locales que les permiten marcos más laxos; se traducen en beneficios tanto para las compañías como gobiernos, en consecuencia, discreparían de las disposiciones generales dictadas desde Bruselas.

En todo caso, sería Comunidad Europea la que tendría que buscar los mecanismos regulatorios adecuados para lograr esa estructura normativa, de lo contrario, sólo se podría ver acentuada el fenómeno de castigar a las grandes empresas tecnológicas, tal como ha sucedido con las multimillonarias sanciones impuestas a compañías de tecnología, mismas que han sido en gran parte apeladas y que terminaron por no ser aplicadas.

GAEL

0