Compartir

A finales de 2020 se podrían alcanzar 190 millones de suscripciones a la red 5G en el mundo, mientras que la cifra aumentaría hasta las 2.8 mil millones de suscripciones en 2025, lo que representaría 30% del total de suscripciones móviles a nivel global equivalentes al 65% de la población mundial, revela el estudio Mobility Report 2020 elaborado por la empresa de tecnología Ericsson.

Según el reporte, 64% de los consumidores de todo el mundo considera importante que los proveedores de servicio mantengan la estabilidad y calidad de sus redes. De hecho, 6 de cada 10 encuestados considera que la mayor velocidad y capacidad de las redes 5G habrían ayudado durante el periodo de crisis por la pandemia de COVID-19, tanto al entretenimiento, trabajo y educación, así como en aplicaciones de apoyo al personal médico, con aparatos operados remotamente para evitar contagios.

Revela que el 83% de los usuarios de teléfonos inteligentes encuestados aseguraron que las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) los ayudaron a sobrellevar el confinamiento causado por la pandemia de COVID-19.

Ante la nueva situación, los consumidores se apoyaron en aplicaciones de educación en línea y de bienestar, mismas que dependen de una conexión estable y la infraestructura mundial ha respondido.

A pesar de que 57% de los encuestados piensa ahorrar dinero para cuidar su economía, un tercio de los consumidores planea invertir en 5G y mejorar el ancho de banda de su hogar para prepararse en caso de una segunda ola de contagios por Covid-19.

Hablando de Latinoamérica, se esperan los primeros despliegues de redes 5G en este mismo 2020. Los países que se perfilan para activar sus redes de nueva generación son: México, Brasil, Colombia, Argentina y Chile.

El crecimiento de las redes de quinta generación en Latinoamérica comenzaría en 2020 y se espera que para 2025 las suscripciones a 5G alcancen los 90 millones, que representaría 13% de las suscipciones móviles de la región. Ese mismo año, se estima que el tráfico de datos por cada teléfono inteligente alcanzaría 22 GB mensuales en la región.

La contingencia provocada por la pandemia de COVID-19 tendrá un impacto a largo plazo en los consumidores. “Ahora ellos tienen una actitud mucho más positiva respecto las telecomunicaciones,” mencionó Catalina Irurita, VP de Marketing, Comunicación y Relaciones Institucionales de Ericsson para Latinoamérica y Caribe. “Nadie las consideraba como infraestructura crítica hasta que nos quedamos encerrados y se volvieron indispensables para el trabajo, la escuela e incluso el comercio.”

Leave your vote

Comments

0 comments

No hay comentarios