Compartir

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo, Fonatur, ingresó el día de hoy la Manifestación de Impacto Ambiental, MIA, en su modalidad regional, para la construcción y operación de la vía férrea y obras asociadas del proyecto Tren Maya, en la ruta Palenque, Chiapas, a Izamal, Yucatán -correspondiente a los tres primeros tramos- ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Semarnat.
El Tren Maya, dentro de su planeación ambiental inició este proceso, como parte de su estrategia de gestión en cumplimiento de la legislación ambiental mexicana, incluidos los instrumentos de ordenación territorial, tanto ambiental como urbana, en los tres niveles de gobierno.
Actualmente, las empresas que ganaron las licitaciones han iniciado los trabajos y estudios a detalle para elaborar el Proyecto Ejecutivo y realizan acciones de mantenimiento y rehabilitación de la vía férrea dentro de sus derechos de vía, mismas que se llevan a cabo bajo estricta supervisión ambiental y con base en lo establecido en el artículo 6° del Reglamento de la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, LGEEPA, en materia de Impacto Ambiental.
El equipo ambiental del Tren Maya trabaja para no solamente cumplir con la legislación ambiental, sino que busca reparar, mitigar y contrarrestar los impactos ambientales del pasado.
Este 18 de junio estará disponible una síntesis del proyecto Tren Maya en idiomas maya peninsular, ch’ol, tzeltal, tsotsil y español, en el sitio https://www.trenmaya.gob.mx/ambiental/. Asimismo, la Manifestación de Impacto Ambiental, MIA Modalidad Regional se encontrará a disposición de los interesados en su versión pública en las oficinas estatales de la Semarnat de los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche y Yucatán, al igual que en sus oficinas centrales de la Ciudad de México, conforme a lo dispuesto por la LGEEPA y su Reglamento en Materia de Evaluación del Impacto Ambiental.
El Tren Maya tendrá dos fases de construcción. La primera contempla únicamente las obras sobre derechos de vía ya existentes; la segunda etapa, contempla obras que por mejoramiento del trazo ocupan predios con vegetación y sin derecho de vía.
Las obras del Tren Maya que se llevan a cabo actualmente pertenecen a la primera fase, en la que los tramos de vía ya existen y hay operación ferroviaria. Por esta razón, la Semarnat otorgó una exención a la Manifestación de Impacto Ambiental, MIA, en los tramos que corresponden a lugares con derecho de vía existente. Es decir, el Tren Maya no tiene la obligación de solicitar una autorización ambiental, toda vez que no se trata de una obra nueva, sino de rehabilitación y mantenimiento para mejorar la seguridad operativa.
Cabe mencionar, que el Tren Maya trabaja con base en una planeación ambiental, enmarcada en diversas estrategias, que van más allá de la gestión, buscando la conservación, aprovechamiento y recuperación de los ecosistemas por los cuales transcurre su recorrido en la Península de Yucatán.

Leave your vote

Comments

0 comments

No hay comentarios