Compartir

No recuerdo exactamente qué año fue, pero si tengo la impresión de que han pasado por lo menos 15 años. Lo sé porque todavía me desempeñaba como inquieto reportero y asistí a una conferencia de prensa sobre la presentación en México de un antivirus ruso. ¿¡Juat!? ¿¡Anti virus ruso?!

Recuerdo, eso sí, que fue en el Hotel Four Seasons de la Ciudad de México y que cuando llegué no sabía quién era el famoso hacker que supuestamente venía a romper con el modelo de negocio en la seguridad informática. En ese entonces el software contra código malicioso te lo vendían por partes; uno para la PC, otro para navegar por Internet, otro para las empresas, otro para el correo electrónico, etc.

Pero allí estaba, un tipo barbudo, con una mata rubia amarrada con una donita elástica negra y con una camisa de cuadros remangada que hacía lucir en sus muñecas un reloj deportivo y una pulsera tipo rocker. Cuál hacker, era un rocker. Era Eugene Kaspersky, el creador del nuevo concepto de seguridad informática total.

Lo que ahora te cuento solamente es para hacerte ver que ya estamos viejos y sirve como pretexto para presentarte la historia de esta firma de software que hoy cumple 20 años. ¡No maaaaanchesss!

Va pues la historia que nos mandan sus publirelacionistas aunque un poco recortada…

En 1989, un joven ingeniero de software descubrió que su computadora había sido atacada por el infame virus Cascade. Fascinado por el desafío, decidió detectar el virus, analizarlo y crear un software que pudiera neutralizarlo. Este ingeniero era Eugene Kaspersky, quien dio inició así a la historia de Kaspersky Lab, un negocio que hoy cumple 20 años y emplea a más de 3.700 personas.
En 1997, Eugene y otros tres socios fundaron Kaspersky Lab. Comenzando con solo 19 personas, Kaspersky Lab es actualmente un líder internacional en ciberseguridad, que opera en 200 países y territorios y cuenta con 35 oficinas en 31 países. Los productos y las tecnologías de la compañía brindan protección a más de 400 millones de usuarios y a más de 270.000 clientes corporativos en todo el mundo.
A lo largo de sus 20 años, Kaspersky Lab ha sido testigo de varios cambios en el panorama de las amenazas, así como en la forma en que las personas y las organizaciones abordan su seguridad. La rápida proliferación de nuevas tecnologías ha hecho que la computadora que Eugene rescató del virus Cascade esté obsoleta, ya que como muchos otros, él ahora usa varios dispositivos todos los días. Y aunque la conectividad ha mejorado nuestras vidas y la ha cambiado para siempre, nuestra creciente dependencia de la informática también ha hecho de las amenazas cibernéticas un problema global.

«Veinte años en una empresa es bastante tiempo. Pero créanlo o no, todavía me encanta. Me encanta nuestro equipo y el trabajo que hacemos. Hemos tenido buenos y malos momentos, y entre nosotros hemos aprendido mucho”, comenta Eugene Kaspersky, CEO y cofundador de Kaspersky Lab.

Durante los últimos 20 años hemos trabajado día y noche, analizando y combatiendo todo tipo de amenazas informáticas que han evolucionado en ese tiempo, y haciendo del mundo un lugar mejor. He tenido mucha suerte, mi negocio es mi pasión. Incluso, después de dos décadas todavía me mueve la curiosidad: ¿qué es eso, cómo funciona y por qué? Estoy fascinado por la tecnología y aprendo mucho de la gente que me rodea», concluyó Kaspersky.

Leave your vote

Comments

0 comments

Compartir
Artículo anteriorConoce a los profesionales más satisfechos con sus salarios según Love Mondays México
Artículo siguienteUn delegado mentiroso o estúpido; opinión de Eduardo Ruiz-Healy
Periodista especializado en Negocios y tecnologías de la información. Colaborador de Adriana Pérez Cañedo en NRM comunicaciones y de Eduardo Ruiz-Healy en Radio Formula, Columnista en el diario ContraReplica e integrante de la Barra de Opinión de TV Azteca ADN40. Fue columnista, editor de Negocios y comentarista de TV en Grupo Milenio. También fue columnista y analista en El Heraldo Media Group y en Reaktor del Grupo IMER. Comunicólogo tecnoruco y businnessrocker solidario, de mente fría pero apasionado por la creatividad. Le va al América y le encanta el albur y el doble sentido. Chairo de corazón y respetuoso de opiniones diversas. Amante de México y sus mexicanos chidos.

No hay comentarios