Compartir

 

erh avatarLlegó al gabinete del presidente Enrique Peña Nieto sin tener mayor experiencia en altos cargos. El 1 de diciembre de 2012 fue designada Secretaria de Turismo y el 27 de agosto de 2016 renunció a ese cargo para pasar a ser Secretaria de Relaciones Exteriores en sustitución de José Antonio Meade, quien se fue a encabezar la Secretaría de Desarrollo Social en sustitución de Rosario Robles que ese mismo día, agosto 27, se fue a trabajar como Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano de México en sustitución de Jesús Murillo Karam que se fue a su casa.

Nada en su curriculum indica que cualidades posee para haber ocupado los dos cargos en el actual gabinete presidencial.

Académicamente, nunca se preparó para ser promotora del turismo hacia nuestro país o encargada de las relaciones de México con otros países. Es abogada por la Universidad Iberoamericana, estudió una especialidad en Derecho Constitucional y Ciencia Política en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales de Madrid, España, y luego obtuvo una maestría en Políticas Públicas Comparadas por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales de la Ciudad de México. Es candidata a doctora en Ciencias Jurídicas por la Universidad de Granada, España

Laboralmente, tampoco desempeño cargos que la capacitaran para ser secretaria de Turismo o de Relaciones Exteriores. Fue dos veces diputada federal plurinominal por el PRI, la primera vez de 2003 a 2006 y la segunda de 2009 a 2012. Durante su segunda vuelta a la Cámara de Diputados fue secretaria de la Comisión de Gobernación e integrante de las comisiones de Hacienda y Crédito Público, Presupuesto y Cuenta Pública, Especial para analizar el Presupuesto de Gastos Fiscales, Mixta México-Unión Europea y Mixta México-Estados Unidos y del Comité del Centro de Estudios de Finanzas Públicas.

En el gobierno federal de Felipe Calderón fue coordinadora de asesores del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad de la Secretaría de Seguridad Pública Federal (2006) y coordinadora general de Planeación, Desarrollo e Innovación Institucional de la Procuraduría General de la República (2007-09).

En el equipo de transición del entonces presidente electo Peña Nieto fue la coordinadora de Derechos Humanos y Transparencia.

Es evidente que Claudia Ruiz Massieu Salinas no posee ni los conocimientos académicos ni la experiencia práctica para ser secretaria de Relaciones Exteriores. Quedó plenamente demostrado cuando impuso a Miguel Basáñez como embajador de nuestro país en Washington, el cargo más importante que se puede tener en la diplomacia mexicana, solo porqué quien acabó siendo un simple y efímero concierge fue amigo de su papá, el malogrado José Francisco Ruiz Massieu.

También quedó demostrado recientemente cuando el ahora exsecretario de Hacienda Luis Videgaray convenció a Peña Nieto a invitar a Donald Trump a la residencia oficial de Los Pinos, la semana pasada, sin siquiera consultárselo a ella, la encargada de las relaciones exteriores de nuestro país.

Se ha comentado que Ruiz Massieu se enteró de la visita del neonazi a través de los medios de comunicación y que, para salvar su dignidad mancillada por Videgaray, le presentó su renuncia al presidente, quien no se la aceptó.

Después de la salida del gabinete de quien fuera el virtual vice presidente de México, uno debe preguntarse en dónde quedó la dignidad de Claudia Ruiz Massieu, quien se dice que le renunció a Peña Nieto por dos motivos: uno, el no haber sido consultada sobre la visita de Trump; dos, el no estar de acuerdo con que viniera a México el neonazi que desde hace años ha insultado a México y los mexicanos.

Si es cierto que renunció, nada justifica su permanencia en el gabinete. ¿O puede más un cargo encumbrado que la dignidad personal?

¿Y la renuncia, Claudia?

Sitio web: ruizhealytimes.com

Twitter: @ruizhealy

Leave your vote

Comments

0 comments

No hay comentarios