Compartir

Con el objetivo de reducir la carga del sistema de salud del territorio nacional producida por la pandemia de la COVID-19, un grupo de mexicanos expertos en el ámbito médico y tecnologías de la información se unieron y crearon Viive, plataforma tecnológica sin fines de lucro, que identifica casos sospechosos de COVID-19 y ayuda a que las personas tengan más claro cómo deberían actuar.
 
La población interesada debe visitar www.viive.com.mx para realizar su autoevaluación de riesgo a través de aplicaciones de mensajería instantánea (Facebook Messenger y WhatsApp). El cuestionario incluye una serie de preguntas estandarizadas que integran recomendaciones de guías nacionales e internacionales de salud. La auto evaluación de riesgo y un chatbot que resuelve preguntas frecuentes están disponibles 24/7 en la plataforma.
 
Aquellas personas identificadas como casos sospechosos por los síntomas, comorbilidades y/o contacto de riesgo referido en el cuestionario, serán atendidos por profesionales de la salud a través de una videoconferencia telefónica gratuita.
 
Viive ofrece también consulta médica a domicilio a casos sospechosos y visitas a empresas que requieren, por su actividad económica estratégica, seguir operando. En estos casos, los profesionales de la salud de Viive cuentan con todo el equipo de protección personal y siguen los protocolos sanitarios de atención recomendados.
 
Una vez que el cuestionario detecta un caso probable de COVID-19, el médico comienza una conversación con la persona, hace un interrogatorio más específico para verificar la información proporcionada y decide si el caso amerita teleasesoría.
 
La información de contacto del paciente se transfiere a un expediente clínico electrónico. El médico genera la cita, envía el hipervínculo de la videollamada con el paciente, documenta la conversación en el expediente y provee la asesoría. Finalmente, de acuerdo con el criterio médico, se ofrece una consulta médica a domicilio.
 
La información recabada por la tecnología de Viive, respetando la política de privacidad, se compartirá con diversas bases de datos para que permita a las instituciones médicas y públicas el poder tomar mejores decisiones durante la crisis.
 

No hay comentarios

Dejar una respuesta