“Houseparty” asegura que sus servicios son totalmente seguros; pagarán millonaria suma a quien demuestre lo contrario

    666
    0
    Compartir
    Foto: Cortesía de Houseparty

    Una medida de precaución para evitar el contagio masivo con “Coronavirus de Wuhan” es que las personas que puedan realizar sus actividades laborales y cotidianas desde su hogar, las lleven a cabo desde su casa y así cerrarle en la medida de lo posible la puerta a la expansión de la pandemia; las personas que ven limitada su vida por esa medida han mirado en las aplicaciones y servicios de videoconferencia un aliado para no sentirse socialmente aislado durante la cuarentena.

    Esa situación ha propiciado el incremento de abonados a aplicaciones como “Houseparty”, la aplicación de teleconferencia que actualmente está inmiscuido en una polémica debido a un supuesto hackeo, mismo que afecta su popularidad que ha crecido debido a la pandemia de “COVID-19”; no pocas personas se han alejado de sus servicios.

    Conforme a la información propagada en redes sociales sobre el posible hackeo de la plataforma de videoconferencia, es que estaría afectando las cuentas de entretenimiento como Netflix y Spotify de las personas que utilizan “Houseparty” para comunicarse en estos tiempos de pandemia, pero no se limitaría a esos servicios, también estaría afectando a sistemas de pagos como PayPal.

    Sin embargo, hasta el momento se carecen de pruebas fehacientes para poder presumir una actividad anormal auspiciada por hackers; los señalamientos hechos por los posibles afectados parten de suposiciones que afectan directamente a este servicio emergente de videoconferencias.

    Por su parte, la app que se ha posicionado como la favorita de los “centennials” aseguró que su plataforma no ha padecido ninguna actividad de hackeo, en consecuencia, todos los abonados a sus servicios pueden estar seguros que sus datos personales y contenido de videollamadas están absolutamente blindados frente a terceros.

    Para solventar su dicho, “Houseparty” afirma que si algún usuario o público en general entrega pruebas sólidas del hackeo, ellos pagarán un millón de dólares a la persona que las entregue; evitarán el esparcimiento de paparruchadas en torno a sus servicios.

     

    GAEL

    No hay comentarios