Compartir

Con el respaldo financiero de su empresa matriz estadounidense Teradyne, Universal Robots (UR) y Mobile Industrial Robot (MiR) han adquirido un sitio de construcción de 50,000 m2 en Odense, donde se invertirán $36 millones de dólares en la construcción de un importante centro cobot en la capital de robótica colaborativa del mundo. Los robots colaborativos, o cobots, son ahora el segmento de automatización industrial de más rápido crecimiento. Los cobots son un tipo de robots fáciles de usar que pueden trabajar estrechamente con los humanos sin la necesidad de protección de seguridad, mejorando tanto el entorno laboral como la productividad.

El nuevo centro cobot respalda la misión de Teradyne de fortalecer  los importantes contactos que MiR y UR han establecido en todo el mundo.

Esta no es la primera vez que el propietario de MiR y UR ha brindado apoyo financiero para el desarrollo de robots en Dinamarca. Hasta la fecha, Teradyne ha invertido más de medio billón de dólares en las dos jóvenes empresas de robótica danesas, las cuales están creciendo rápidamente.

El sitio de construcción está en el distrito industrial de Odense, cerca de la sede actual de UR, que también se convertirá en parte del nuevo centro cobot. Las dos compañías continuarán como entidades separadas con el objetivo de crear un ambiente atractivo que ayudará a atraer nuevos empleados para facilitar el crecimiento continuo esperado por las dos compañías en los próximos años.

La industria de la robótica danesa está actualmente en auge; la encuesta anual de 2019 de la asociación comercial Odense Robotics muestra que 8,500 personas ahora trabajan para compañías danesas de robótica, 3,900 de ellas en Odense, la tercera ciudad más grande de Dinamarca. Si la industria sigue las previsiones de crecimiento, la industria danesa de robots empleará a 25,000 empleados en 2025, de acuerdo con la firma danesa Damvad.

Y no es solo la cantidad de empleados lo que está creciendo. Los ingresos totales de las empresas danesas de robótica aumentaron un 18 por ciento en 2018, llegando a $995 millones de dólares con exportaciones que aumentaron un 26 por ciento. Estas cifras son particularmente significativas porque hace apenas 15 años Dinamarca no tenía ninguna industria de robótica de la que hablar.

No hay comentarios

Dejar una respuesta