Singapur pretende exportar polémica ley anti “fake news”

    433
    0
    Compartir
    Foto: Cortesía de Internet

    El fenómeno de las “fake news” se ha venido reproduciendo a gran escala internacional en las redes sociales, cuyo objetivo primordial es confundir al usuario de las mismas para atraer su apoyo o simpatía hacia ciertas causas, principalmente políticas y sociales; no importa la cantidad de artimañas que sean necesarias para lograr ese objetivo.

    Ante este paradigma diferentes países en el mundo han mostrado su preocupación, mientras que Singapur se puso a legislar en materia para cerrarle el paso a las noticias falsas vertidas en plataformas como Twitter o Facebook para la nación dirigida por la Presidenta Halimah Yacob, la cual exportar a todo el mundo por medio de la replicación de la jurisprudencia dentro de las políticas de uso de portales y redes sociales.

    De tal manera, las autoridades singapurenses el pasado mes de octubre pusieron en vigor la “Ley de Protección contra falsedades en línea y manipulación”, jurisprudencia que considera ilegal la producción a la propagación de hechos, declaraciones y actos cuyo origen sea falso y/o manipulado, el apartado anterior apela a que esas disposiciones sean nocivas para la seguridad nacional y pública de Singapur, además que dicho contenido “fake” pueda desestabilizar la relaciones de amistad y cooperación con otras naciones.

    Esta ley en sus apartados también otorga la facultad al Estado Singapurense de obligar al propagador de las “fake news” a que retire el contenido, aunque de igual manera contempla la exigencia de inserción de una nota aclaratoria en caso de que la noticia no sea del todo una paparruchada, misma que correrá por parte del portal o red social en donde se publicó la información.

    Asimismo la ley permite a los integrantes Sistema Judicial de Singapur exhortar a las plataformas de redes sociales que suspendan o cancelen las cuentas donde se propagan las “fake news”; esta directriz también aplica a los sitios donde se inserten este tipo de noticias.

    Además de estas sanciones, la ley singapurense contempla penas económicas y cárcel que comienzan en los 50 mil dólares singapurenses y cinco años de privación legal de la libertad; lo anterior se incrementa conforme a la gravedad que cada caso represente, como por ejemplo el uso sistemático de “bots” para reproducir el contenido falso.

    Por otra parte, existen voces detractoras de esta ley porque la consideran una latente amenaza para la libertad de expresión, pues Singapur no se distingue por ser una nación que promueva este derecho fundamental, que en principio suena como una herramienta para combatir las malas prácticas informativas en las redes sociales y el internet, pero también podría acarrear severas consecuencias informativas y de libertades para la población en general.

     

    GAEL

    No hay comentarios

    Dejar una respuesta