Compartir

Banco Santander ha presentado Fieeld, un dispositivo que permite a los invidentes seguir el fútbol a través de un sistema táctil de retransmisión deportiva en diferido que permite seguir los movimientos del balón y la trayectoria de las jugadas usando las yemas de los dedos. Es una innovación tecnológica creada por el grupo Havas y desarrollada conjuntamente con Banco Santander.

 El aparato convierte los datos recogidos a través del seguimiento de los futbolistas y replica cada jugada. Se trata de una tecnología que traslada la posición del balón a las manos. Ahora el proyecto ha abierto un periodo para buscar un socio tecnológico con el fin de ampliar su desarrollo y una posible comercialización posterior.

Fieeld cuenta con el apoyo de la Federación Internacional de Deportes para Ciegos (IBSA). IBSA, que forma parte del Comité Paralímpico Internacional, cuenta con miembros en 120 países y lidera el desarrollo de deportes para personas con discapacidad visual.

Para dar a conocer Fieeld, Santander ha lanzadoun vídeo que tiene como protagonista a Nicko, un niño brasileño invidente, aficionado del Palmeiras, al que su madre le narra todos los partidos al oído. Esta emotiva historia fue distinguida por la FIFA con el premio a los mejores aficionados en su última gala anual, el pasado septiembre. Ahora, con Fieeld, Nicko vivirá una experiencia única para él: poder sentir con las yemas de sus dedos goles de la Libertadores, la competición más importante de Latinoamérica.

Este sábado, 23 de noviembre de 2019, el club brasileño Flamengo y el argentino River Plate disputarán la final esa competición en el estadio Monumental de Lima (Perú). Por eso, Santander ha organizado varios eventos en Brasil, Argentina y Perú esta semana para darlo a conocer. El acto de Brasil contará con la presencia de Ronaldo Nazário, embajador de Santander, y los protagonistas del vídeo: Silvia Grecco y Nicko. El de Argentina, con los jugadores de la Selección Argentina de Ciegos, Los Murciélagos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta