Compartir

Citibanamex presentó los resultados del Índice de Inclusión Financiera en México, el cual mide la inclusión financiera del país a nivel estatal y municipal.

De acuerdo con el estudio, las entidades con mayor inclusión financiera en México son: Ciudad de México, Quintana Roo, Nuevo León y Baja California Sur; mientras que las cuatro entidades con la menor inclusión son: Tlaxcala, Guerrero, Oaxaca y Chiapas.

Entre los principales hallazgos de este análisis destaca que mil 637 municipios, es decir, 66.6% del total, tienen un nivel de inclusión financiera muy bajo. Además, se encuentra una relación alta entre la inclusión financiera y el desarrollo de los municipios, en la que aquellos con una inclusión financiera alta o muy alta, si bien representan 9% del total de municipios, concentran más de 60% del PIB nacional; en tanto que 83% de los municipios tienen una inclusión financiera baja o muy baja y concentran 21% del PIB nacional.

El estudio  se basa en 14 variables para dos mil 458 municipios, a partir de la información publicada en la base de datos de los Reportes de Inclusión Financiera (RIF) de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

El estudio provee información confiable para autoridades, instituciones financieras y academia sobre los determinantes de la inclusión financiera en el país y su contribución al desarrollo económico regional.

De acuerdo con el Banco Mundial, el término “inclusión financiera” significa tener acceso a productos y servicios financieros útiles y asequibles que satisfagan necesidades de transacciones, pagos, ahorros, créditos y seguros prestados de manera responsable y sostenible.

La inclusión financiera es multidimensional y se han propuesto cuatro posibles dimensiones para su medición: acceso, uso, calidad, y bienestar. Sin embargo, dada la complejidad de medición y disponibilidad de información, por lo general, se consideran solo las primeras dos.

Se han documentado diferentes beneficios de la inclusión financiera: a las personas les permite gestionar sus finanzas, hacer que sean menos vulnerables a las pérdidas de ingreso inesperadas y mejorar el potencial de generación de los mismos; en las economías favorece el crecimiento, disminuye la pobreza y la informalidad; y a las instituciones financieras les permite atender a segmentos de población no incluidos en el sistema financiero.

No hay comentarios

Dejar una respuesta