Compartir

México Presenta, plataforma en línea que promueve el trabajo de empresas mexicanas que destacan por la calidad de sus productos y servicios, indica que el costo no es el único punto que tomamos en cuenta al comprar un producto o contratar un servicio; su diseño, facilidad de funcionamiento, durabilidad, y otros factores más también son parte de nuestra decisión.

La calidad se encuentra en productos que han pasado una serie de pruebas las cuales dan la garantía de que es óptimo. Destacando algunas  recomendaciones para identificar que el producto a consumir es de calidad: 

1.    Precio no es igual a calidad. Precio y calidad no están directamente relacionados, si bien el desarrollo de un producto de buena calidad impacta en un precio a veces un poco mayor, un precio alto NO es un indicador de calidad. Por lo que, de acuerdo con Solis, es un elemento que no debe considerarse para medir la calidad o valor de un producto. 

2.  Buscar opiniones sobre ese producto. Desde las opiniones en sitios de comercio electrónico como Amazon, hasta reseñas de consumidores e incluso expertos en internet, revistas o redes sociales; los comentarios que realizan las personas que hayan utilizado ese producto son un indicador de su funcionamiento, y sus atributos positivos y negativos. 

3.     Certificaciones. Es útil conocer qué reconocimientos o certificaciones ha ganado un producto o compañía, estos son un aval de materiales, procesos, desempeño, etc. Por ejemplo, si para ti es importante un proveedor socialmente responsable, sustentable o amigable con el medio ambiente, sus procesos deben tener certificaciones especiales. 

4.     Información de PROFECO. Visitar la página de la Procuraduría Federal del Consumidor y consultar sus Estudios de Calidad es de gran utilidad, se elaboran en promedio 23 estudios por año y puedes encontrar todo tipo de productos con calificaciones en categorías específicas o de manera más detallada. También se puede investigar si el proveedor de quien se quiere adquirir el producto tiene denuncias en este organismo. 

5.   Ver el artículo físicamente. Las primeras compras de cualquier producto son las que generan más duda, por esa razón es funcional visitar una tienda y conocer de primera mano el producto, de tal forma que se le puede ver, tocar y en ocasiones utilizar. 

6.     Materiales y acabados.  Los acabados, durabilidad y presentación, son indicadores de la calidad de los materiales utilizados. También el origen de los mismos o por ejemplo el uso de materiales con ciertas certificaciones, son señal de la calidad general del producto. 

 Consumir y recomendar los buenos productos hechos en México es una forma de apoyar la economía nacional a través de hacer crecer proyectos de gran valor para el consumidor. 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta