Integradores de tecnología, mala reputación// Columna de @hugogonzalez1 en Milenio

Integradores de tecnología, mala reputación// Columna de @hugogonzalez1 en Milenio

513
0
Compartir

En mis rollos sobre la deficiente, trucada, corrupta, contenciosa compra de servicios de tecnología en los dos últimos sexenios, he querido hacerte ver que si bien no todo se hizo mal, la constante fue el pleito y los incumplimientos, pues pocos son los integradores de servicios de tecnologías de información y comunicación que se salvan.

Al respecto, el ingeniero Joel Sánchez, presidente de Grupo Cepra, me dice que el problema con el SAT, comentado aquí el lunes pasado, tiene que ver con una mala práctica donde por medio de inconformidades se obstaculiza el desarrollo de un proyecto de gobierno.

Dice que Cepra se inconformó en el fallo original en favor de la firma Mainbit, ya que por una omisión o error no se le había considerado uno de sus documentos el cual, tras ser revisado por el Órgano Interno de Control (OIC) del SAT, provocó que se revirtiera el fallo y lo diera a favor de Cepra de manera expedita.

Afirma que diez meses después, y una vez que Cepra había hecho una inversión de más de 700 millones de pesos para poner en operación el contrato, Mainbit, de José Antonio Sánchez, se inconformó y después de tener cuatro resoluciones a favor de Cepra, “de manera sorprendente” el OIC del SAT resuelve quitarle el contrato, pues no entregó una traducción de unos certificados, aunque dice que las traducciones y los mismos certificados sí existen. Es decir, entregó los certificados, pero no las traducciones.

Para no hacerte la historia larga, este litigio llegó a tribunales que, según Cepra, le otorgaron suspensiones a favor que no han sido acatadas por el SAT (Mainbit dice que esto es falso) y menciona que el caso se llevó al Juzgado Primero de Distrito en Hidalgo, en donde se le dio la razón.

Lo que no me dice el Ingeniero Joel Sánchez es que, casualmente, el fallo pachuqueño lo entregaron dos secretarios del juez quienes, curiosamente, atienden el changarro mientras el juez titular Diego Alejandro Ramírez Velázquez toma vacaciones. Es entonces que surge la gran pregunta: ¿Por qué Cepra se fue a meter a un tribunal en Pachuca cuando es un tema por el que fue bateado en Ciudad de México?

Así, mientras el Consejo de la Judicatura decide si pone orden en este litigio, la industria sigue dando pena ajena y dilapidando su (ya muy cuestionada) honorabilidad, en perjuicio de sus clientes, trabajadores y de los mexicanos. Se llevan muy pesado.

Tengo versiones de todos contra todos, de cómo falsificaron documentos, inventaron instalaciones, corrompieron funcionarios, vendieron equipos de segunda, no entregaron la cantidad o calidad contratada, etcétera. Con toda certeza puedo decir que se pasaron de la raya.

Ahora, con el cambio de gobierno, algunos de los integradores quieren verse como la Madre Teresa, pues incluso se dicen maltratados por los servidores públicos y sus respectivos competidores, llegando al absurdo de escudarse en ONG apócrifas de una supuesta tolerancia cero contra la corrupción. La neta es que se sienten acorralados y creen que se les puede acabar el negocio.

No hay comentarios

Dejar una respuesta